El Sevilla, durante la tarde de ayer se medía al Celta en Balaídos en el encuentro correspondiente a la jornada número 9 de LaLiga. El encuentro comenzó tranquilo, sin muchas ocasiones y con ambos conjuntos tanteando el terreno en el que se encontraban. Julen Lopetegui salía con una alineación muy atrevida, que, entre otras cosas, era lo que tenía, a Balaídos, un estadio en el que siempre es complicado ganar y donde el equipo de Vigo se hace fuerte ante su afición.

Fue un día de caras conocidas en el templo donde habita el Celta, debido a que futbolistas como Iago Aspas, Nolito o Denis Suárez habitaron en Nervión hace algunas temporadas. Este último tuvo una de las mas claras de la primera mitad. Cuando el partido, en cuanto a la posesión, estaba siendo dominado por el Sevilla, el mediocentro del combinado local hizo una jugada ‘marca de la casa’ en la que terminó disparando él, haciendo que Bono interviniese en la acción para evitar que se adelantara el Celta en el marcador.

También fue un día en el que en el cuadro visitante, volvían a vestir la elástica futbolistas como Gudelj o Óliver Torres, que hacía tiempo que no entraba en acción. El debutante Augustinsson, que estuvo presente durante toda la contienda, se mostró algo tímido en el carril zurdo, aunque buscaba en algunas acciones las internadas al ataque. El conjunto dominador durante la primera mitad fue el local, y de la mano de Nolito precisamente llegó una de las más claras de la primera mitad, que en un mano a mano con Bono, apareció Jordán y le arrebató el balón.

Con pocas llegadas por parte de los hispalenses y con los de Vigo acechando la meta del portero marroquí, De Burgos Bengoetxea decretó el final de la primera mitad en Balaídos con empate a 0 en el electrónico. El choque, al comienzo de la segunda mitad dio un giro radical. El equipo dirigido por Julen Lopetegui entró al campo más decidido que en el comienzo, asfixiando al equipo local con la presión y buscando nuevas ocasiones para poner en apuros a Dituro.

En pleno apogeo del cuadro de Nervión, el Celta buscaba salir al contraataque a la espalda de la defensa, y así llegaría la ocasión más clara del conjunto local en la segunda mitad. Tras un gran toque de Nolito para Iago Aspas, el príncipe de las bateas con un simple pase, dejó solo a Santi Mina, que no logró finalizar a la perfección y envió el balón al palo.

Tras esta acción, el Sevilla seguía buscando la portería del equipo local y finalmente terminó llegando el gol. En torno a los 10 primeros minutos de la segunda mitad, tras un gran disparo de Suso, que desde que entró le aportó mucha frescura al combinado rojiblanco, le cayó la pelota a Rafa Mir tras rebotar en un zaguero del Celta y este lo aprovechó para enviar con la zurda el balón al fondo de la red, adelantando de esta manera al equipo del Ramón Sánchez-Pizjuán en Vigo.

El Celta no desistiría en su intento por buscar el empate, mientras que el Sevilla se encargaba de cubrir los espacios para no dejar huecos a los atacantes gallegos. Con la segunda mitad ya más avanzada, el equipo local tuvo dos ocasiones de gol seguidamente. La primera de la mano de Nolito, que con un gran cabezazo tuvo que hacer que el arquero marroquí despejara sin apenas tiempo de reacción. La segunda llegó de la mano de Santi Mina, que hoy provocó dolor de cabeza a los defensores sevillistas, con un disparo el cual tuvo que rechazar Rekik para que el balón no llegase a la portería de Bono.

Con el Celta volcado en ataque y con un Sevilla que mantuvo bien el resultado, tras los 6 minutos de descuento, el partido finalizó en Balaídos con una nueva victoria a favor de los hispalenses lejos de Nervión. De esta manera, y con un partido menos, el cuadro dirigido por Julen Lopetegui no pierde fuelle y sigue acechando los puestos altos de la clasificación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *