osasuna granada

El Granada acabó sacando un punto de El Sadar, tras lograr empatar con un golazo de Montoro en los últimos minutos ante un Osasuna con diez

El Granada consiguió sacar un punto de El Sadar, tras empatar a uno con el Osasuna. Un empate que llegó ante un equipo rojillo con un hombre menos y en los últimos minutos. Todo gracias a un golazo de Ángel Montoro desde fuera del área.

Como tiene acostumbrado el Osasuna cuando juega en casa, salió apretando desde el minuto uno. Los rojillos ejercían una presión intensa que le servía para recuperar el balón muy rápido. Una presión que continuaba con un bombardeo de centros al área, con muchos jugadores entrando al remate. El Granada intentaba mantener la posesión, pero no lo conseguía, optando por balones largos, que provocaron el primer disparo de un jugador nazarí. Fue Quini quien finalizó, pero por encima del larguero.

Sin embargo, conforme fueron pasando los minutos, los hombres de Robert Moreno fueron ganando presencia en el partido. De hecho, estaban comenzado a atacar más que su rival y no permitiendo que Osasuna sorprendiese con una contra. Sólo estaba faltando generar más ocasiones de peligro. Aun así, los nazaríes estaban mostrando una buena versión y siendo capaces de igualar en intensidad al Osasuna, incluso con esas tres semanas de inactividad en competición.

Ninguno de los dos equipos estaba siendo capaz de imponerse claramente a su rival. Y tampoco había oportunidades claras para marcar gol en ninguna de las dos áreas. Así iban transcurriendo los minutos, con varias interrupciones por lesión de por medio, y con un cambio obligado en el Granada, pues Gonalons se retiraba lesionado, entrando Monchu en su lugar. Parecía que el partido se iría al descanso con el empate, hasta que en un rechace, el balón le cayó al Chimy Avila, que se zafó de su defensa y ante Maximiano no perdonó. Se iban los rojillos por delante, tras aprovechar la única ocasión clara que tuvieron en la primera mitad.

Tras el descanso, el guion del partido se mantenía muy similar, con mucha igualdad entre ambos equipos, pero sin ninguno siendo capaz de inquietar al guardameta rival. El Osasuna seguía optando por el juego directo, sin desordenarse atrás para mantener el resultado, mientras que el Granada tenía que buscar huecos entre la zaga rojilla. Unos huecos que no aparecían y que hacían que los minutos pasaran sin que los nazaríes consiguieran una ocasión clara.

Pasaba el tiempo y daba la sensación de que los locales estaban llegando mejor la final del partido. Y es que empezaron a llegar algunas oportunidades sobre la portería de Maximiano. Y mientras tanto, en el otro área seguía sin ocurrir nada destacable. Hasta que llegó un error en salida de balón del Osasuna, que daba la oportunidad a Luis Suárez de plantarse ante Herrera. Algo que no ocurrió, pero porque Cote le agarró y le frenó, una acción por la que el lateral rojillo vio la roja directa. Se abría una ventana para el Granada de incluso poder sacar algo más que un empate.

Pero ni con esa ventaja, los rojiblancos estaban siendo capaces de hacer ocasiones. Y el minuto 90 se acercaba, todavía con el marcador en contra. Y cuando ya casi comenzaba el descuento, de la nada, Montoro se sacó una genialidad en forma de disparo desde más de 35 metros, que sorprendía a Herrera y ponía el empate. Tuvo que ser de la forma más complicada, pero al menos, el empate llegó. Y ya no quedaba tiempo para mucho más, pero al final, el punto sacado de El Sadar se puede dar por bueno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *