Los malaguistas tienden a otra manera de como acceden los aficionados a los partidos. Con casi 14.000 abonados y siendo una cifra muy baja, en la junta directiva se ha visto con buenos ojos la venta de entradas.

En los anteriores partidos ha habido una buena entrada y contra el Lugo con 4.000 entradas vendidas se ha justificado este argumento.

El año pasado ya empezó a funcionar este tipo de estrategia que funciona muy bien. Las entradas a 10-15 euros hacen que los aficionados se acerquen al campo cada fin de semana.

La estadística que ha llevado a pensar esto, es que todos los seguidores boquerones no van a todos los encuentros del equipo. En cambio, los partidos más atractivos o importantes siempre hay una buena entrada para la entidad, que hace que le rente hablando salarialmente al club.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *