granada derrotas

El Granada consiguió sumar su segunda victoria de la temporada y volver a salir del descenso tras imponerse con claridad al Levante

El Granada logró sumar su segunda victoria de la temporada, en un partido cómodo donde superaron al Levante por un contundente 0-3. Los nazaríes se adelantaron en su primer acercamiento, en un córner, y dominaron el partido durante buena parte del encuentro. Cuando el Levante más apretaba, los granadinos consiguieron sentenciar el encuentro. El punto negativo fue la lesión de Luis Milla, a quien habrá que hacerle pruebas para conocer el alcance.

Salía un Levante muy activo y con muchas ganas de atacar, con algunas llegadas ya en los primeros minutos, pero que no llegaban a inquietar a los nazaríes. Mientras que el Granada, en cuanto pudo salir una vez y provocar un córner, ya encontró el gol. Germán Sánchez remataba el saque de esquina muy liberado en el segundo palo, ajustando su cabezazo al poste y adelantando al equipo andaluz muy temprano.

Ese gol sirvió para que el Granada se asentara en el terreno de juego y se hiciera con el control del partido, ante un Levante que era incapaz de encadenar varios pases seguidos. Los valencianos se precipitaban, mientras que los rojiblancos, moviendo bien la pelota, se encontraron con la opción del 2-0. Tan solo una gran parada de Aitor Fernández al remate de Jorge Molina evitó que los granadinos pusieran el partido todavía mas a su favor.

El Levante tenía algún acercamiento puntual, con Soldado como protagonista, pero sin acierto. Y el Granada seguía sintiéndose muy cómodo en el partido, con la posesión y acechando siempre la portería de Aitor. No conseguía ocasiones de verdadero peligro, pero tampoco sufría atrás. Y atacar e insistir volvió a dar su recompensa a los de Robert Moreno. Centro desde la izquierda de Neva, la pelota rebota en un par de jugadores, Clerc no acierta a despejar bien, dejando el balón muerte en el área pequeña y ahí apareció Luis Suárez para meter el segundo poco antes del descanso.

Por como estaba transcurriendo el partido, parecía que el Granada podría afrontar la segunda parte con tranquilidad. Pero se pudo complicar tras una jugada ensayada a balón parado en la que Duarte se sacó un gran remate a la media vuelta que Maximiano lograba sacar. En el rechace, Soldado fue a intentar rematar, Quina a intentar despejar y el defensa nazarí derribó al delantero del Levante. El árbitro señaló penalti, pero había varias cosas que revisar. Primero, si había fuera de juego de Soldado. Y segundo, si la acción era penalti, pues Quini pudo tocar la pelota antes de derribar al delantero. Finalmente, el colegiado señaló la posición adelantada, por milímetros, anulando el penalti. Respiraban en el Granada, que mantenía la ventaja lograda para la segunda mitad.

El segundo periodo arrancó con un Granada que trataba de dormir el partido todo lo posible para mantener su botín. Pero el Levante fue capaz de tener un par de ocasiones claras, especialmente con un disparo de Bardhi desde el punto de penalti que se marchó fuera por centímetros. También tenían los granadinos sus oportunidades, ya que el partido comenzaba a convertirse en un ida y vuelta. Algo que no terminaba de convencer a Robert Moreno, puesto que los granotas estaban generando el peligro que no tuvieron en la primera mitad.

Pero cuando mejor estaban los locales, el Granada volvió a golpear y sentenció. Recuperación muy arriba de los nazaríes, conducción de Antonio Puertas, que pisa área, recorta y saca un disparo ajustado al palo, imparable para Aitor. Ese gol ya terminó de cerrar el partido, puesto que el Levante bajó los brazos y ya apenas volvió a asomarse por el área granadinista. Sin embargo, aun habría malas noticias para el Granada, puesto que Luis Milla tenía que ser sustituido entre lagrimas, tras un fuerte golpe en la rodilla y el temor de una nueva lesión en el centrocampista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *