espanyol granada

El Granada se reencontró con la derrota ante el Espanyol, tras perder por 2-0, con los dos goles en el tramo final de la primera parte

Fin a la buena racha. El Granada volvió a perder en Liga tras cuatro jornadas sin hacerlo, siendo superado por el Espanyol, que se impuso por 2-0. Los dos tantos llegaron en la parte final de la primera mitad. Cuando los nazaríes intentaron reaccionar, se encontraron con un gran Diego López, que no permitió que se metieran en el partido.

Ambos equipos se dieron unos minutos para medirse. La igualdad era máxima y así se vio desde los primeros instantes. Los dos equipos se repartían la posesión y centraban su ofensiva por las bandas, con muchos centros al área en los que se imponían las defensas. El primero de estos centros que encontró rematador fue del Espanyol, con un remate de cabeza de Raúl de Tomás al que Maximiano respondía con una gran parada de reflejos.

Los dos equipos presionaban y forzaban errores del rival. Pero el ritmo del partido no era muy alto, por lo que las ocasiones o acercamientos a la portería contraria eran muy tímidos. Tuvo que ser el balón parado el que desequilibrara la balanza, pero desafortunadamente para el Granada, en su contra. Un córner en el que balón va hacía la frontal del área encontró a Pedrosa, que se sacó una volea perfecta para adelantar a los pericos.

El gol le cayó como un jarro de agua fría a los nazaríes. Ya no tenían la misma capacidad para salir desde atrás y el Espanyol iba haciéndose con la pelota y atacando más y más. No había reacción del Granada y eso castigó al equipo de Robert Moreno. Al borde del descanso, Raúl de Tomás volvía a conectar un remate tras un centro, con acierto esta vez y puso el 2-0 en el marcador. Le tocaba afrontar a los andaluces una segunda mitad muy cuesta arriba.

Y no empezó de la mejor forma el segundo periodo, con hasta dos ocasiones para los locales y un gol anulado a un exrojiblanco como Yangel Herrera por fuera de juego. Logró responde el Granada con un remate de Jorge Molina en el que Diego López voló para sacar el balón. Con el paso de los minutos fue mejorando al conjunto andaluz, volviendo a recuperar la posesión y jugando cerca del área perica.

Empezaron a llegar ocasiones muy claras para recortar diferencias en el marcador. La primera, un disparo de Jorge Molina al palo. Luego, un remate de Germán casi en el área pequeña que Diego López fue capaz de parar, y en la siguiente jugada, el guardameta del Espanyol volvió a salvar otro remate muy peligroso. Tras esas tres ocasiones casi seguidas, Raúl de Tomás casi sentenció, con otro disparo que se estrelló en la madera. Esa ocasión sirvió para que los locales mejorasen, igualando de nuevo las fuerzas y manteniendo el resultado con calma. El Granada ya acabó bajando los brazos cuando vio que no era capaz de ser superior. Y con esta derrota, se queda con opciones de volver a puestos de descenso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *