La jornada 16 terminaba con el partido que se iba a disputar en la ciudad malagueña. El Tenerife que es cuarto clasificado visitaba un campo donde todavía no conocía la derrota de su equipo en esta temporada.

El partido empezaba con las novedades en los locales de Iván Calero, que volvía a un campo después de 11 meses tras su lesión. La suplencia del joven Kevin también era una sorpresa a destacar en el once de José Alberto.

La Rosaleda registraba el mayor lleno de la temporada y los jugadores lo sabían. El encuentro empezaba con un gol anulado a los locales por fuera de juego en el minuto 2. El dominio malaguista se hacia notar.

En el minuto 15, una jugada de Brandon que se colaba entre dos defensas hizo que el colegiado pitara penalti a favor de los malaguistas. Por el centro y fuerta fue el balón que coló dentro de la red el delantero mallorquín.

La primera parte iba a terminar con alguna que otra llegada más de los blanquiazules, pero sin éxito. La segunda mitad tendría un mayor dominio tinerfeño. Aunque el Málaga se aferró atrás y pudo contener el ataque de los visitantes.

Una ocasión en los minutos finales de Victor Mollejo hizo silenciar a una Rosaleda que sigue demostrando que este año es muy importante. Los locales no conocen la derrota y el Málaga ya es séptimo, a tres puntos de la zona play-off que da acceso al ascenso de primera división.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *