sevilla wolfsburgo

El Sevilla salvó su primer ‘match ball» en la Champions tras ganar por la mínima al Wolfsburgo y se jugará el pase en Salzburgo

Se la juega en Salzburgo y dependiendo de si mismo. El Sevilla esta vez si cumplió ante su gente y se impuso por 2-0 al Wolfsburgo. Un gol de Jordán en el primer cuarto de hora y otro de Rafa Mir en el descuento le valieron para sumar la primera victoria en esta edición de la Champions.

El Sevilla sabía que el partido era una final. Un encuentro del que dependía la continuidad en la Champions League. Y salió apretando al máximo, haciéndose con la posesión y reduciendo a los alemanes, que tenían que conformarse con defender por el momento. La primera de los sevillistas llegó pronto, a balón parado, con un remate de Koundé que salió muy centrado y fácil para Pervan. Este fue el avisó de lo que llegó poco después. Porque a la segunda, fue para dentro. Balón centrado por Rakitic que Jordán remata tirándose con todo para batir al guardameta del Wolfsburgo. 

El equipo de Lopetegui no bajaba el nivel, siendo muy superior en este primer tramo y no concediendo ocasiones a los germanos. Pero estos, con muy poco, casi silencian el Sánchez-Pizjuán, con un disparo de Nmecha que Bono tocó y el balón se estrelló en el larguero. El susto no descompuso a los hispalenses, que mantenían el nivel y controlaban el partido.

Con el paso de los minutos, el Sevilla fue bajando el ritmo, y aunque mantenía la posesión, la sensación de dominio se había disipado. Empezaba a entrar en ese peligroso territorio del 1-0, en el que cualquier error o detalle significaría el empate. Por el momento, los alemanes no volvían a generar peligro y Bono no tenía apenas trabajo. Los rojiblancos tampoco generaban ocasiones y los jugadores se marchaban a vestuarios con el Sevilla con la ventaja en el marcador.

La segunda mitad comenzó con el mismo guion con el que acabó la primera. Balón para los hispalenses, pero con muy poca profundidad y sin generar peligro sobre la portería alemana. De momento, también contenían al Wolfsburgo, que seguía sin acercarse demasiado al área sevillista. La primera oportunidad de este segundo periodo llegó por los pies de Ocampos, con un disparo que un defensa mandaba a córner. Aun así, una ocasión muy tímida. Poco después, una recuperación en campo contrario acababa en un disparo del Papu que atrapaba Pervan.

Tras unos minutos de tregua, volvió a avisar el equipo andaluz con un disparo a la media vuelta de Koundé, que se envenenó y obligó al guardameta del Wolfsburgo a estirarse para evitar el tanto. El Sevilla se iba viniendo arriba y, ahora sí, generaba ocasiones con asiduidad. El siguiente en probarlo fue Montiel, con un disparo que salió muy centrado y Pervan pudo repeler sin problemas. Aun así, el 1-0 se mantenía y los hispalenses tenían que mantener la concentración en defensa.

Tuvo un acercamiento el Wolfsburgo, con un disparo que rebotó en otro jugador alemán y se marchó desviado. Pero el Sevilla siguió con sus intentos, ahora con un cabezazo de Ocampos que se iba fuera. Luego fue Rafa Mir quien lo intentó desde la frontal del área, pero con la misma fortuna que su compañero argentino. El marcador seguía sin moverse, el Sevilla no terminaba de rematar la faena, pero seguía manteniendo a raya al Wolfsburgo. Y ya en el descuento, casi en el último minuto, una contra dirigida por Ocampos la finalizaba, rematando a placer, Rafa Mir. El Sevilla sigue vivo y se la jugará en Austria en dos semanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *