El cuadro blanquiazul viajaba a Burgos para enfrentarse a las 16:00 del Sábado en el Plantío. Los malaguistas llegaban tras una buena dinámica de dos victorias en la Rosaleda frente al Tenerife y Las Palmas. El equipo local quería seguir su buena dinámica en casa y afianzarse los puntos en el Plantío para acercarse a la salvación una jornada más. José Alberto salía sin novedades ante un Burgos que jugaba de inicio con su dos referencias arriba.

Primera Parte

La primera parte comenzaba sin un dominador claro. El Burgos ejerció de local y empezó a dominar el juego a través de la posesión de balón. Por su parte el Málaga intentaba aguantar atrás para salir a la contra con Antoñín y Brandon. En el minuto 17 llegaban los malos presagios y tras un centro desde la banda, Pablo Valcarce remataba un balón que venía con sinfonía hacia la red para meter el primero del partido.

El Plantío se volvía loco tras el comienzo de su equipo y registraba una buena entrada, a pesar del tiempo y la hora del encuentro. Los boquerones se intentaban anteponer al golpe sufrido por el gol local. Algunas jugadas de Antoñín arriba eran los únicos indicios de mejora de un Málaga que jugaba a lo que el Burgos quería. Otra ocasión del equipo local antes del descanso hacía bueno la finalización del primer tiempo.

Segunda parte

La segunda mitad comenzaba más de lo mismo que la primera. El Burgos mandaba y sometía la meta de Dani Martín. El no entendimiento entre Víctor Gómez y Peybernes dejaba el balón franco hacia Juanma para que en el uno contra uno batiera a Dani e hiciera el segundo del partido. Los presagios no mejoraban para el Málaga, aunque el entrenador asturiano hizo dos cambios en ataque, fuera Antoñín y Paulino, dentro Roberto y Jairo.

Cuando parecía no ir a peor, un tiro de Juanma que palmeaba Dani daba en el palo y el rechace lo cazaba Valcarce para fusilar a portería vacía y poner el justo tres a cero en el marcador. La actitud del Málaga en el tercer gol encajado es el reflejo de los blanquiazules fuera de casa. Unos minutos más tarde, Roberto la mando fuera a puerta vacía para certificar la mala tarde de los andaluces.

Los locales disfrutaban los últimos minutos del partido haciendo varias ocasiones que no fueron materializadas por sus dos atacantes que demostraban su valía con tres goles entre los dos. El partido finalizaba y con él otra derrota de los blanquiazules fuera de casa. El Málaga tiene que cambiar la dinámica fuera de la Rosaleda si quiere aspirar a la zona de ascenso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.