celtic betis

El Betis cayó ante el Celtic, en un partido en el que los verdiblancos tuvieron ocasiones de sobra para ganar, pero la puntería falló

El Betis cerró la fase de grupos de la Europa League con una derrota ante el Celtic de Glasgow por 3-2. Una derrota marcada por la gran cantidad de ocasiones de los béticos, que las tuvieron de todos los colores, pero en el que la mala puntería, los palos y la mala fortuna, hicieron que los escoceses, con apenas cinco llegadas claras, se llevaran el triunfo.

Era un partido en el que Pellegrini optó por dar la titularidad a los jugadores menos habituales. También se añadía ser un partido sin nada en juego, por lo que el Betis salió más relajado que de costumbre. Y eso le costó encajar un gol apenas tres minutos después del inicio del partido. Fue en un saque de esquina, en el que la defensa bético no estuvo bien, dejando a Welsh imponerse por arriba y mandar el balón al fondo de la red.

Tras haber encajado el gol, reaccionó el equipo andaluz, que se hizo con la pelota con facilidad, pues el Celtic optaba por replegar y buscar la contra. Tuvo el Betis dos opciones muy claras, ambas tras un centro. La primera fue para Laínez, quien finalizaba una buena contra tras un pase de Borja Iglesias, pero con un remate muy forzado que se marchó fuera. Otra muy clara tuvo Joaquín, que cazó un balón en el punto de penalti, y su tiró lo repelió Bain.

El partido estaba siendo lo que se esperaba desde un principio. El Betis dominaba con claridad, además estaba siendo capaz de tener ocasiones, y no dejaba que el Celtic se volviera acercar a la portería de Rui Silva, más allá de algún balón largo que no acababa en peligro. Lo que estaba faltando era el acierto, pues los intentos de Borja Iglesias, Tello, Joaquín o incluso William Carvalho no veían portería o se topaban con el portero. Y la más clara fue en el descuento de este primer periodo, con un disparo de Paul que se estrelló en el palo. Se iba al descanso el equipo verdiblanco perdiendo, penalizado por ese despiste en el inicio del partido.

La segunda mitad arrancó, como la primera mitad, con una ocasión del Celtic, pero esta vez no acabó en gol. Pero el Betis no tardó en volver a dominar. Y en desperdiciar de nuevo otra opción muy clara. Tello se plantaba en el mano a mano ante Bain, quedándose con el balón el portero escocés. Que el gol del equipo sevillano todavía no hubiera llegado era lo que sorprendía. Pues el equipo estaba haciendo un partido al nivel de encuentros anteriores, pero sin el acierto de los mismos. La diferencia con la primera mitad era que ahora el equipo local también llegaba con peligro al área bética. Y es que casi marcó el otro central del Celtic, Bitton, también tras un saque de esquina. En esta ocasión, Rui Silva fue capaz de atrapar el disparo.

Tras muchos intentos, al fin la fortuna sonrió al Betis. Borja Iglesias remataba un centro de Joaquín, el balón se estrellaba en el palo, luego daba en la espalda de Bain y acabó dentro de la portería. Empataba el equipo de Pellegrini al fin. El empate apenas duró unos minutos, para luego volver al marcador. En una pérdida de Edgar, Henderson aprovechó un centro raso para adelantarse a Ruibal y volver a dar ventaja a los escoceses. Y casi en la siguiente jugada, otra vez el Panda, aprovechaba un gran pase al hueco de Canales para de nuevo igualar el encuentro.

La locura de estos minutos iba a acabar con una contra del Celtic, en la que el árbitro pitó un penalti muy riguroso de Edgar sobre Abdal. Turnbull se encargó de convertir la pena máxima, dando por tercera vez en el partido la ventaja a los británicos. A partir de ahí, el Betis se volcó a buscar de nuevo el empate. Esos riesgos le llevaron a casi encajar el cuarto, que no subió al marcador por fuera de juego. Y hoy era el día en el que todos estaban con la mirilla desajustada. Incluso un hombre como Juanmi, que estrelló en el larguero un remate en el área pequeña. Esa falta de puntería selló la sorprendente derrota del Betis en Glasgow. Menos mal que era un día en el que no había nada ya en juego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.