Con el fin de hacerse con los 3 puntos, el conjunto hispalense visitaba hoy el Nuevo San Mamés tras haber caído derrotado el pasado miércoles ante el Salzburgo en Austria. El encuentro arrancaba con mucha igualdad, ambos equipos buscaban ser dominadores y encontrar la portería lo antes posible para coger ventaja. Sin embargo, los errores defensivos comenzaron a penalizar a los pupilos de Julen Lopetegui, que sufrieron con exceso en la zaga a la hora de defender los ataques de los futbolistas del Athletic.

Hasta el minuto 7 no llegó la primera del Sevilla. Esta llegó de la mano de Thomas Delaney, que remató a bocajarro de cabeza pero la sacó Lekue en boca de gol. Los problemas comenzaron a llegar, y tras una imprecisión en la zaga hispalense llegó la primera ocasión de peligro de los leones. La aprovechó Iñaki Williams pero se marchó rozando el poste. Varios minutos después, volvió a avisar el cuadro local. Esta vez fue Dani García, que la mandó al palo.

Las ocasiones por parte de los visitantes seguían escaseando conforme pasaban los minutos y el combinado vasco seguía acechando la portería de Bono. Lo intentó Nico Williams pero se marchó por muy poco. Sin embargo, en el minuto 38, tras un balón disputado de Montiel con un defensor del Athletic, la recogió Delaney en la frontal del área y la puso en la escuadra para poner el primero del Sevilla en el marcador. Sin más ocasiones de peligro, el colegiado decretó el final del primer tiempo con el equipo de Julen Lopetegui por delante en el electrónico.

La segunda mitad comenzó muy igualada. El Sevilla, beneficiado por el descanso, buscaba poner tierra de por medio en el marcador, mientras que el Athletic buscaba igualar el partido. Malas noticias de nuevo llegaban en el Sevilla cuando se conocía otra nueva lesión, esta vez la de Augustinsson, que pasada la primera hora de juego tuvo que abandonar el partido. En torno al minuto 70 lo volvía a intentar Muniain, que falló una clara a bocajarro delante de la portería. La falta de gol seguía penalizando a los locales, y el Sevilla quería mantener la ventaja en el marcador.

Conforme pasaban los minutos las sustituciones se sucedían fruto del desgaste, pero las ocasiones escasearon. En el último suspiro lo intentó de nuevo Berenguer con un disparo raso desde la frontal del área, pero tampoco encontró portería. Tras los 6 minutos de añadido, el colegiado decretó el final del partido en San Mamés con victoria para el Sevilla por 0-1.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.