Sevilla FC volvió a sufrir lo indecible para superar a un rival de Segunda RFEF en otra eliminatoria de Copa del Rey que se decidió más allá del tiempo reglamentario. Partido soporífero de los nervionenses, que ni siquiera aprovecharon el tanto de Rafa Mir al poco de la reanudación para poner tierra de por medio ante el modesto pero correoso Andratx, que igualó muy pronto a balón parado, su único argumento ofensivo, para llegar hasta la prórroga, que no pudo impedir Munir en el último instante, al estrellar de nuevo un disparo en el larguero. Incapaz tampoco de resolver en el tiempo extra, tuvo que llegarse a la lotería de los penaltis, en la que los blanquirrojos metieron seis de siete. Una pedrea que sirve para avanzar, aunque dejándose un nuevo lesionado (Óliver Torres) y muchísimas dudas, como en Bilbao, donde la fortuna sonrió también.

Se complicaba el encuentro, hasta el punto de recelar de las dimensiones de Sa Plana y pedir a los suyos constantemente que abrieran el campo. El mando era nervionense, con la connivencia de su anfitrión, aunque la precisión no era el fuerte de ninguno en los primeros compases. Rafa Mir cabeceaba muy alto un servicio de Idrissi, si bien las más claras fueron azulinas, merced a la calidad en el golpeo de Llabrés para cerrar un par de córners que complicaron a Dmitrovic, especialmente el primero, que llegó a peinar Gerardo Bonet. Un susto en toda regla que trataron de contrarrestar Juanlu, con un peligroso centro-chut, y Rakitic, imitando la mejor de su oponente.Trataban los blanquirrojos de moverla de un lado a otro del estrecho escenario para que el cansancio, por aquello de correr detrás y apenas tocarla, hiciera mella en los baleares, que sufrían con los pases a la espalda de sus laterales. En uno de ellos, Juanlu recortó bien de derechas y mandó un zurdazo ajustado que se marcharía a córner. Augustinsson e Idrissi percutían igualmente bien por izquierda para generar un compendio de sensaciones paulatinamente más positivas para los intereses sevillistas. Un ejercicio de desgaste para allanar el camino. José Contreras reaccionó apretando aún más las marcas de su 1-4-5-1 y cambiando sus extremos, lo que logró devolver el equilibrio al juego.De hecho, amén de un par de ataques prometedores de Rafa Mir y Munir invalidados por faltas y fuera de juego, volvió a tener una muy clara el Andratx antes del intermedio, tras un despiste visitante en un saque de banda que propició el centro al corazón del área de Pep Vidal para el cabezazo picado y a bocajarro de Guille Palmer que se marchó desviado por muy poco. A renglón seguido, Rekik la tocó ‘in extremis’ para impedir que la jugada personal de Carlos Sánchez terminara en mano a mano. Un guion peligroso que no varió de manera radical, como cabría esperar, en la reanudación, pues el Andratx cedió gustoso la iniciativa para tratar de hacer daño a balón parado, sobre todo.Munir, de la misma manera, puso a prueba los reflejos de Vicenç, tras un saque de esquina botado por Augustinsson, aunque le seguía faltando profundidad y verticalidad a los de Lopetegui. La calidad, con todo, iba a decantar la balanza del lado nervionense antes del cuarto de hora, gracias a una falta de entendimiento azulina en la salida, que castigó Rafa Mir con un buen reverso y un mejor derechazo a la red desde lejos. Fue el punto de inflexión para soltar amarras en el Sevilla, que debió sentenciar en una colada de Juanlu que no apuntilló el ex ariete del Huesca. Llabrés avisó en una falta directa, aunque ya los baleares tenían que arriesgar y dejarían huecos interesantes a la contra. Sin embargo, el especialista en la estrategia del Andratx firmaría el empate así.

Finalmente y tras una prórroga de infarto, el Sevilla FC pasa a dieciseisavos en penaltis donde brillaron todos menos Óscar Rodríguez.

Por David Niebla

Nacido en Sevilla, llevaba toda mi vida soñando con ser Periodista, ahora que puedo decir con orgullo que lo soy, trabajo cada día para ser el mejor de todos. Coordinador de "El Diario Deportes" y Presentador en Onda Corazón Radio Televisión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.