granada mallorca

El Granada consiguió cerrar el año con un nuevo triunfo delante de su afición, tras superar al Mallorca gracias a un triplete de Jorge Molina

Tras una semana en la que el equipo estuvo muy cuestionado, ha conseguido cerrar el año con buen sabor de boca. El Granada se impuso al Mallorca en un duelo de rivales directo por 4-1, alejándose del descenso de nuevo. El gran protagonista del partido fue el incombustible Jorge Molina, autor de tres goles del conjunto granadino. Antonio Puertas hizo el cuarto ya en el último minuto del partido.

El partido arrancó con un intercambio de llegadas entre ambos equipos, hasta que el Granada se hizo con el balón. El Mallorca optaba por replegarse y buscar salir a la contra con la velocidad de sus delanteros. De momento, ese plan no funcionaba, y eran los nazaríes quienes tenían los primeros acercamientos peligrosos. De hecho, se adelantaron en el marcador, aunque fue, precisamente, pillando a la contra al equipo balear. Recuperación, conducción de Luis Suárez, que abrió a Jorge Molina y el veterano delantero no perdonó ante Manolo Reina.

La alegría en Los Cármenes, sin embargo, fue efímera, porque apenas unos minutos después, la defensa rojiblanca se durmió, dejando rematar en el área pequeña a Dani Rodríguez, para poner el empate en su primera llegada peligrosa. El Mallorca había dado un paso adelante y, ante esa disposición, el equipo nazarí estaba teniendo más problemas para atacar. Además, Luis Suárez desaprovechó una oportunidad muy clara, cuando cazó un rechace en ell borde del área pequeña y, con todo a favor, mandó la pelota a las nubes. Poco después, Germán envió un remate de cabeza al larguero. Había vuelto a mejorar el Granada, que tuvo dos opciones muy claras para volver a adelantarse.

No fue capaz el cuadro andaluz de aprovechar esas dos ocasiones tan claras y el Mallorca se rehizo, igualando las fuerzas en el encuentro. Los últimos minutos de la primera mitad, de hecho, estuvieron marcados por varios acercamientos y disparos a portería del equipo bermellón, aunque no tan peligrosos como los anteriores del Granada. El empate al descanso, por juego, era justo, aunque el conjunto rojiblanco pudo haberlo deshecho.

La segunda mitad iba a estar marcado por las interrupciones en el juego. Ambos equipos tuvieron alguna ocasión, con disparos desde fuera del área, pero no había las llegadas de peligro que se vieron en la primera mitad. Había muchas faltas, el juego se paraba y el ritmo, como consecuencia, iba a menos. Era un guion que no beneficiaba al Granada, pues tenía mayor necesidad de conseguir la victoria. Y consiguieron cortarlo volviendo a adelantarse en el marcador, de nuevo por obra de Jorge Molina, que esta vez cazó casi en el área pequeña un mal tiro de Machís para superar al arquero visitante.

El Granada fue capaz de aguantar esta vez y no permitir un arreón del Mallorca que igualara el partido de nuevo. De hecho, los nazaríes seguían teniendo el control del partido y no estaban permitiendo apenas llegadas del conjunto balear. Seguía atacando el equipo de Robert Moreno buscando un tercer tanto que sentenciara el partido. Los visitantes seguían con su intento de volcarse al ataque, con Luis García Plaza cambiando a una alineación muy ofensiva. Pero hasta el momento, la zaga y el centro del campo del Granada estaban haciendo una labor impecable para no conceder ni una oportunidad clara.

Ya en el tramo final, el Mallorca se volcó por completo porque, ahora sí, se había hecho con la pelota. Llegaban minutos en los que el Granada iba a tener que mantenerse férreo atrás para quedarse con los tres puntos. Fer Niño tuvo la más clara para poner el empate, rematando un centro raso en el segundo palo en una posición muy favorable, pero mandándolo por encima del larguero. Y el equipo andaluz, en cuanto tuvo una opción para salir a la contra, logró sentenciar. Y lo hizo el hombre del día, Jorge Molina, consiguiendo su hat trick y siendo sustituido poco después con una ovación por parte de Los Cármenes.

Ya en el último minuto, Puertas logró rematar un centro de Suárez para hacer el cuarto gol ante un Mallorca que había bajado los brazos tras encajar el tercer gol. Una nueva victoria en una temporada difícil, pero que pone el cierre a un histórico 2021 en Granada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.