elche granada

El Granada no fue capaz de pasar del empate ante el Elche, incluso después de jugar toda la segunda mitad con un hombre más

Oportunidad de oro para sumar la tercera victoria consecutiva desaprovechada. El Granada no pudo pasar del empate a cero ante el Elche, tras haber jugado casi toda la segunda mitad con un hombre más tras la expulsión De Diego González.

Tras unos primeros minutos de tanteo, la idea de juego del Granada era hacerse con la posesión y generar a partir de ella. Por su parte, el Elche buscaba un juego mucho más vertical, que acababa provocando que los nazaries también buscasen transiciones rápidas. La primera opción clara fue de esa manera para los rojiblancos, con un disparo de Puertas que pudo atrapar Édgar Badía.

La siguiente ocasión trajo consigo la primera gran polémica del encuentro. Esta vez, la oportunidad fue en el otro área. Carrillo remató, respondiendo Maximiano con una parada que salvó el gol con la ayuda del palo. Al rechace, el delantero argentino fue con todo, arrollando al guardameta y logrando el gol. El VAR mandó a revisar la jugada, en la que el colegiado acabó señalando falta del atacante y anulando el tanto. A raíz de esa jugada, el estadio se encendió y el Elche comenzó a apretar más, siendo quienes daban más sensación de peligro, aunque sin generar ocasiones claras.

Y justo antes del descanso, los mismos protagonistas del gol anulado se cruzaron de nuevo. Centro al área, al que Carrillo llega antes para rematar y Maximiano, que había salido a intentar despejar, golpea al delantero ilicitano. El contacto existió y todo el Elche reclamaba penalti. Sin embargo, el árbitro no lo entendió así y ordenó que siguiera el juego. Las protestas provocaron que el entrenador local, Francisco, acabara expulsado, además de varios jugadores que vieron la amarilla por las protestas. Se iba encendido el partido al descanso, pero sin goles.

Comenzó la segunda mitad y el guion iba a cambiar por completo. Diego González se durmió, perdió la pelota ante Luis Suárez, a quien agarró cuando se iba solo hacia la portería, viendo por tanto una roja directa que no ofrecía mucha discusión. Era el momento del Granada, que comenzó a llevar la iniciativa. El delantero colombiano tuvo la primera gran oportunidad de la segunda parte, pero su remate salió muy flojo y fácil para el portero. Lo intentó después Jorge Molina, pero con el mismo resultado que su compañero.

Aun así, la superioridad numérica no se terminaba de traducir en dominio aplastante de los andaluces. El Elche seguía acercándose al área visitante, especialmente gracias a un Pere Milla que estaba siendo un dolor de cabeza para la zaga nazarí. Conforme fueron pasando los minutos, los alicantinos optaban por tomar menos riesgos, pues el punto era más que valido para ellos estando con un futbolista menos. Todo lo contrario pensaban los jugadores del Granada, pues veían como se les escapaba una oportunidad de oro de sumar otros tres puntos.

En el tramo final logró volver a imponerse en el juego el equipo de Robert Moreno. Las ocasiones, sin embargo, no terminaban de ser del todo peligrosas, pues la defensa era capaz de despejar en casi todas las acciones. Y cuando no era así, Badía paraba. En el descuento, Luis Suárez tuvo en sus botas darle la victoria al Granada, cazando un rechace en el área, dejándole mano a mano ante Badía, y sorprendentemente, mandó el balón fuera. Dejaba ir así el Granada los tres puntos de Elche, sumando un empate con sabor agridulce.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.