valladolid betisvalladolid betis

El Betis fue capaz de pasar por encima del Valladolid para lograr el billete a los octavos de final de la Copa del Rey sin complicaciones

Vuelven las buenas sensaciones. El Betis consiguió su primer triunfo del 2022 eliminando de la Copa del Rey al Valladolid, por un contundente 0-3. El equipo de Manuel Pellegrini se mostró mucho más sólido en defensa que en el domingo pasado y fue capaz de aprovechar sus oportunidades para lograr una clasificación sin apuros.

Tardó poco el Betis en tener su primera oportunidad, con un disparo tímido de Fekir. Pero el Valladolid no estaba dispuesto a ponerle las cosas fáciles a los verdiblancos, jugando con mucha intensidad e incomodando a los andaluces, que tenían problemas para salir con el balón. Los pucelanos también tuvieron sus primeras oportunidades, que tampoco supusieron ningún inconveniente para Joel.

Conforme fueron pasando los minutos, el Betis se fue encontrando mejor en el partido y adueñándose poco a poco del balón. Y casi en dos jugadas consecutivas, ambas a balón parado, los hispalenses pusieron el partido muy de cara. Primero fue William Carvalho, al cazar un balón colgado al área, quien con un movimiento más propio de un delantero, sacó un disparo ajustado al que no llegó Roberto. Y poco después, fue Nabil Fekir quien, con un golpeo perfecto, hizo el segundo de libre directo.

La eliminatoria comenzaba a encarrilarse, aunque el Valladolid estuvo cerca de recortar distancias con un disparo de Víctor Narro. Pero más cerca estuvo el Betis de sentenciar, cuando Fekir tuvo una gran oportunidad en el mano a mano, pero quiso ajustar tanto, que envió la pelota fuera. Tuvo algún acercamiento más el equipo local antes del descanso, pero sin llegar a finalizar con acierto.

Arrancó la segunda mitad y apenas cinco minutos después, el Betis logró sentenciar le encuentro. Jugada por banda derecha entre Bellerín y Ruibal, este último da un pase al área para que Borja Iglesias aparezca para mandar el balón al fondo de la red. Este tercer tanto ya sirvió para que el equipo pucelano no apretara con la misma intensidad, pues ya veía el partido demasiado cuesta arriba.

A partir de ahí, el cuadro bético fue capaz de controlar el partido algo más, para dormirlo y bajar el ritmo, dejando pasar los minutos. También eso llevó a los hispalenses a bajar en intensidad, dando al Valladolid opciones para poder atacar. Aun así, la mayoría de sus ataques no llevaban verdadero peligro y Joel no estaba teniendo demasiado trabajo.

La realidad es que estuvo mucho más cerca el cuarto del Betis que el primero del Valladolid. Pero el marcador no se volvió a mover, certificando el pase de los hombres de Pellegrini a los octavos de final. Además, recuperan las buenas sensaciones tras el encuentro ante el Celta. Toca volver a poner el foco en la liga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.