fuenlabrada cádiz

El Cádiz estará en los octavos de final de la Copa del Rey tras imponerse al Fuenlabrada, gracias a un gol de Tomás Alarcón justo al final

Quizá no fue con merecimiento, pero el Cádiz estará en octavos de final de la Copa del Rey. El equipo de Álvaro Cervera logró superar al Fuenlabrada, quien fue mejor en la segunda mitad, por 0-1. El gol fue de Tomás Alarcón, en la última jugada del partido.

Desde el minuto uno ambos equipos dejaron claro que no tenían intención de tomar la iniciativa del encuentro por ahora. Como consecuencia de ello, la posesión estaba muy repartida, y tanto Cádiz como Fuenlabrada buscaban atacar con juego directo y sin tomar riesgos en zona de peligro. Las primeras ocasiones fueron muy tímidas, con un disparo de Andone que se marchó alto como ocasión más destacada en el primer cuarto de hora.

Pero al no haber ningún equipo que quisiera tomar el control, el partido estaba falto de ritmo. El balón se movía muy despacio de un lado a otro, con poca profundidad y con pocos jugadores sumándose al ataque en los dos equipos. Las pocas veces que había finalización de una jugada, era con disparos desde fuera del área, que no acarreaban ningún problema para los guardametas. El balón parado era otra de las opciones de las que podían sacar beneficio, pero tampoco estaba habiendo acierto. Llegaba el descanso, y tocaba esperar si alguno de los dos conjuntos decidía dar un paso adelante en la segunda mitad.

En la segunda mitad, eran los madrileños quienes intentaron dar ese paso. Conseguían que se jugase más en campo del Cádiz, además de tener una buena ocasión en los pies de Anderson. Los madrileños iban a más, ante un submarino amarillo que seguía con la misma intensidad que en la primera parte. Y por tanto, estaba siendo claramente superado. Si el empate a cero se mantenía fue gracias a David Gil, que sacó un brazo espectacular para evitar el gol de Pulido a la salida de un córner.

Pasaban los minutos y no había reacción alguna en el Cádiz. Estaba siendo claramente superado y, de nuevo, David Gil tuvo que realizar una gran intervención para mantener la igualdad en el marcador, esta vez a un disparo de Pedro León. Parecía que el partido se iba a ir a la prórroga, pues el Fuenla ya no era capaz de atacar con la misma fluidez y los amarillos seguían generando muy poco. Pero Tomás Alarcón decidió que no era necesario, marcando en la última jugada del partido y en la primera ocasión clara que tuvo el conjunto gaditano en todo el partido. Lo hizo con un buen disparo raso desde la frontal, que ajustó al palo, lejos del alcance del portero. El Cádiz logra superar una ronda más, haciendo lo justo, pero podrá disfrutar de los octavos de final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.