zaragoza sevilla

El Sevilla logró la clasificación a los octavos de final de la Copa del Rey tras superar, no sin complicaciones, a un peleón Zaragoza

Regalo de Reyes para la afición sevillista. El Sevilla consiguió el pase a los octavos de final de la Copa del Rey después de imponerse al Real Zaragoza por 0-2. Los aragoneses no lo pusieron nada fácil, pues fueron mejores por momentos y dispusieron de oportunidades para marcar.

Arrancó con muchas ganas el equipo maño, apretando muy arriba al Sevilla, que estaba incómodo en el partido. De hecho, sus posesiones eran mayormente en zona defensiva, sin acercarse mucho al área rival. Todo lo contrario para el Zaragoza, que aunque no conseguía finalizar, si que jugaba cerca de la portería que hoy defendía Dmitrovic. De hecho, los aragoneses ganaban la posesión en estos primeros minutos.

Poco a poco, los hispalenses fueron cogiendo el ritmo del partido y eran ellos los que se hacían ahora con la pelota. Empezaban a acercarse al área contraria y, en cuanto llegó el primer disparo a puerta, fue para dentro. El autor del tanto fue Koundé, que cazó un rechace en la frontal del área y sacó un tiro cruzado al que no pudo llegar Ratón. El gol sirvió para que el Sevilla se asentara todavía más en el choque, controlando ahora con mucha más facilidad la pelota. El Zaragoza había bajado un poco la intensidad de la presión, lo que también facilitaba las cosas a los andaluces. Poco más ocurrió hasta llegar al descanso, con la ventaja para los de Lopetegui.

La segunda mitad, tal y como la primera, comenzó con un Zaragoza apretando al máximo. Y el Sevilla no parecía interesado en igualar ese nivel de intensidad, lo que provocaba que los locales comenzaran a avasallar la portería de Dmitrovic. El guardameta serbio tuvo incluso que realizar alguna intervención para el empate. Las múltiples ocasiones de las que estaban disponiendo los locales le hacían cada vez avanzar más. Y dejar más metros a sus espaldas.

Eso último acabó siendo letal para ellos. Pues el Sevilla logró salir a la contra, conectar con Rafa Mir, y el murciano batió a Ratón en el mano a mano, para poner el partido muy de cara. Su posición al arrancar la carrera estaba ligeramente adelantada, pero en esta ronda todavía no ha entrado en juego el VAR. Este tanto ya supuso que los maños bajaran algo los brazos y surgieran más oportunidad para los sevillistas, que eran ahora quienes dominaban el encuentro.

Los últimos minutos de encuentro, ya con un ritmo mucho más bajo que el resto del partido, hubo ocasiones claras para ambos. Pero el marcado no se movió más. El Sevilla pasa a los octavos de final, evitando esta vez la prórroga, algo que no ocurrió en las dos eliminatorias anteriores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.