granada barcelona

El Granada logró sacar un empate ante el FC Barcelona, que llegó en los últimos minutos con un gol de Puertas y sigue sumando en liga

La eterna lucha volvió a verse en Los Cármenes. El Granada consiguió sacar un punto ante el FC Barcelona, tras empatar a uno. Los nazaríes igualaron el gol inicial de Luuk de Jong en los últimos minutos, con un hombre más, en una acción de saque de esquina en la que Antonio Puertas batió a Ter Stegen. El equipo granadino planteó un partido serio y supo aguantar y no perderle la cara al choque en ningún momento, esperando su oportunidad.

El conjunto nazarí arrancó con las ideas claras. Bien posicionado en el terreno de juego y haciendo una buena presión, no daba ninguna facilidad al Barcelona. El plan de Robert Moreno estaba funcionando, aunque estuvo muy cerca de irse al traste. Luuk de Jong remató un centro, imponiéndose a Torrente, y batiendo a Maximiano. El gol fue anulado por fuera de juego del holandés, aunque el VAR acabó rectificando esa decisión. El delantero estaba en posición correcta, pero Gavi, quien puso el centro, estaba ligeramente adelantado, señalando el árbitro ese fuera de juego.

El neerlandés estaba siendo el gran problema para la defensa del Granada en los primeros minutos, pues estaba ganando muchos duelos aéreos. De hecho, volvió a rozar el gol tras sacarse un remate acrobático de la nada. Se estaba haciendo el Barça con el control, pero los andaluces reaccionaron, teniendo una ocasión muy clara en las botas de Machís. Ter Stegen apareció con una mano abajo para evitar el gol. Había mejorado el equipo rojiblanco, igualando de nuevo el partido.

Desde esa última oportunidad, el partido entró en un momento en el que no pasaba nada destacable. El Barça quería la posesión y el Granada se la daba, pero ordenándose muy bien atrás y no dando espacios. Lo negativo para los nazaríes eran que tampoco estaban encontrando metros para salir al contragolpe, por lo que no estaban tampoco generando peligro. Aun así, buena imagen del Granada en la primera mitad, que tocaba mantener en la segunda.

Pero en la segunda mitad, tras un buen arranque, de nuevo Luuk de Jong volvió a generar problemas a la defensa. Volvió a marcar tras un rematar un centro y, esta vez, no hubo nada que pudiera evitar que el gol subiera al marcador. Tenía que cambiar el plan Robert Moreno, para comenzar a tener algo más de balón y poder encontrar el empate. Los cambios reflejaban esa idea, con un once más ofensivo y una presión mucho más alta e intensa, buscando recuperar muy arriba.

El Granada estaba consiguiendo su objetivo, llegando a la portería de Ter Stegen y teniendo alguna opción peligrosa para empatar. Como consecuencia, le daba metros al Barça para contragolpear, teniendo también los culés opción para hacer el segundo. Y cuando llegaba el tramo final del encuentro, la situación se puso muy de cara para que los rojiblancos lograran el empate. Gavi llegaba tarde a un balón dividido, viendo su segunda amarilla y dejando a los catalanes con diez.

El conjunto rojiblanco se volcó, asediando y acorralando al Barça en su área, creyendo cada vez más en el empate. Y al final acabó lo logró. Fue en un saque de esquina que salió rechazado al segundo palo, donde Puertas cazó el balón para mandarlo a la escuadra, lejos del alcance de Ter Stegen. Quedaban muy pocos minutos para buscar la victoria, pero el Granada aun tuvo alguna oportunidad clara, especialmente un disparo lejano de Montoro que casi sorprende al alemán del Barça. Finalmente, el punto obtenido se dio por bueno en la parroquía granadinista, que ve como su equipo sigue sumando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.