osasuna cádiz

El Cádiz sumó otra nueva derrota, en este caso ante el Osasuna, sumando ya siete jornadas consecutivas sin ganar y se hunde un poco más

El submarino amarillo sigue sin encontrar el fondo del océano en el que está naufragando. El Cádiz cayó derrotado ante el Osasuna por 2-0, dando de nueva una imagen muy pobre, especialmente cuando le tocaba llevar la iniciativa para atacar e intentar remontar.

El Cádiz salió con poca intención de disputar el control del partido, por lo que el Osasuna no tardó en ser el dominador del encuentro. Por ello, los primeros ataques eran sobre el área gaditana, especialmente mediante centros laterales. Los amarillos, por su parte, se ceñían al plan de siempre para atacar. Transiciones rápidas e intentar sorprender al contragolpe, lo cual no estaba funcionando por el momento.

Lo único que conseguía el Cádiz con su plan era ir cediendo más y más metros, acumulando cada vez mas hombres en su propio área para poder defenderse. Moncayola y Budimir tuvieran las dos primeras ocasiones muy claras. Y el croata, a la siguiente que tuvo, no perdonó. El delantero rojillo remató un centro dentro del área pequeña para empujar el balón al fondo de la red. Se ponía el partido con el escenario en el que peor se maneja el equipo de Cervera, en desventaja en el marcador y teniendo que llevar la iniciativa.

Llegó la segunda mitad y, lejos de hacerse con el control, el Cádiz encajó el segundo. En una jugada embarullada, Kike Barja caza el balón en el área, Ledesma paró, con la mala fortuna de que el rechace rebotó en la cara de Barja y se fue para dentro de la portería. Resultado todavía más en contra y que, con lo que se veía de los andaluces en ataque, no parecía que fuera a cambiar. La falta de ideas en la ofensiva del conjunto amarillo era preocupante. Como lo lleva siendo todo el curso.

Los hombres de Cervera intentaban hacer algo parecido a tomar la iniciativa, pero se volvió a demostrar que este equipo no es capaz de llevar el ritmo de un partido. El balón apenas llegaba a los dominios de sus atacantes, que apenas pudieran llegar a finalizar alguna jugada. Por momentos, se veía que estaba más cerca el posible 3-0. Pero el resultado no se movió más. El Cádiz volvió a dar una mala imagen y ve como ahora el colista está a la misma distancia que la salvación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.