rayo vallecano betis

Valioso empate del Betis ante el Rayo Vallecano, tras haber tenido que jugar casi una hora con un hombre menos por la expulsión de Álex Moreno

Otro partido sin ganar en Liga, pero en el contexto de este partido, el empate se puede dar por bueno. El Betis empató a uno ante el Rayo Vallecano, siendo el segundo equipo que puntúa esta temporada en Vallecas. El mérito de los hombres de Pellegrini fue conseguir ese resultado tras haber jugado casi una hora con diez hombres, tras la roja directa que vio Álex Moreno, en una acción muy discutida.

Como era de esperar cuando se juntan dos equipos que quieren tener la pelota, la posesión estaba muy repartida en los primeros minutos. Ninguno conseguía imponerse al otro, y las posesiones se alternaban entre uno y otro equipo. La igualdad máxima que reinaba en este primer tramo provocaba que no se generarán ocasiones verdaderamente peligrosas.

La disputa por hacerse con la posesión iba a más, con ambos equipos aumentando el nivel de intensidad, tal y como requería el partido. Y en uno de esos balones divididos, Álex Moreno, con intención de despejar, golpeó en la cara a Isi, que intentaba bajar la pelota con la cabeza. El colegiado no se lo pensó ni un segundo y expulso al lateral bético, acabando así su regreso a Vallecas. La acción estuvo muy al límite, pues el VAR tuvo que revisar la jugada durante varios minutos, aunque finalmente no cambió la decisión del colegiado. La roja, cuanto menos, era muy rigurosa.

A partir de entonces, el partido se le pondría muy cuesta arriba al Betis. O eso se suponía. Porque con un hombre menos y ya con el Rayo haciéndose con el control, fue capaz de ponerse por delante en el marcador. Una contra manejada a la perfección por Canales, Fekir y Bellerín acabó con el gol del primero de ellos, a pase del lateral catalán, que le entregó la pelota en bandeja. Todavía quedaba una mitad completa por disputarse, pero los verdiblancos conseguían una renta mínima cuando más difícil se ponía el encuentro.

Como era previsible, la segunda mitad iba a ser del Rayo, al menos en lo que a posesión se refería. Pero Pellegrini había planteado un buen plan defensivo, que no permitía que hubiera muchas ocasiones sobre la portería de Rui Silva. Además, cuando conseguía tener la pelota en su poder, el Betis era capaz de mantenerla y acercarse al área rival, aunque sin llegar a finalizar. Los vallecanos se precipitaban en muchos de sus ataques, viendo como se les iba la oportunidad de empatar.

Pero finalmente, el buen trabajo del Betis se fue por tierra tras un balón dividido perdido en una zona delicada, que pilló al sistema defensivo verdiblanco desordenado. En ese desorden, Falcao logró rematar un centro que se estrelló en el palo. El rechace que cayó en el corazón del área no lo despejo bien Bartra, al que le faltó contundencia, y permitió que la pelota le llegara dentro del área a Balliu, con tiempo para pensar y mandar la pelota al fondo de la red.

Después de tanto minutos y tras haber recibido el empate, el Betis dio un paso atrás ante un Rayo que se había crecido. Los madrileños tuvieron opciones muy claras de hacer el segundo, pero se empezaron a encontrar con el hombre que acabaría salvando un punto, Rui Silva. El portero luso realizó varias intervenciones de mucho mérito que resultaron claves para que al menos los suyos pudieran mantener el empate. Un punto que, viendo como se desarrolló el partido, pueden dar por bueno los verdiblancos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.