Después de que se hiciera oficial la destitución de José Alberto López del Málaga, la afición que reside en La Rosaleda está viviendo unos días de total incertidumbre al desconocerse por completo la figura de nuevo técnico de un conjunto costasoleño que desde luego va en caída libre.

Tanto es así, que el equipo que dirige en estos momentos Funes (entrenador del filial malaguista) está dejando signos de preocupación ya que además de estar cada vez más cerca de tocar la zona en la que tocas tierra, no tiene ningún tipo de paracaídas. Porque de estar en una nube a principios de temporada situándose cerca de los puestos de playoff de ascenso a LaLiga Santander, ha evidenciado que de no abrir dicho paracaídas a tiempo se meterá en un auténtico lío que puede ser la de meterse en la zona concretamente de la muerte.

Porque está claro que el cuadro blanquiazul se encuentras en estos instantes más cerca del descenso que de mirar hacia arriba. De hecho, para ser más exactos, el Málaga, que pese a haber asaltado Santo Domingo a principios de año doblegando al Alcorcón, no sirvió para empañar una situación tremendamente valetudinaria que es la que vive precisamente en estos momentos situado con 31 puntos en la decimocuarta posición de la clasificación de una Liga Smartbank que refrenda cómo el Málaga está únicamente a ocho puntos de la quema que la marca un Fuenlabrada que de ganar al Cartagena el próximo domingo y que al mismo tiempo el equipo de La Rosaleda no consiga puntuar frente al Mirandés, en vez de ocho serán cinco puntos de ventaja que tendrá el combinado malaguista que viene de caer ante un Ibiza que se convirtió en un auténtico vendaval y que descorchó a un Málaga que se desnudó completamente ante un cuadro balear que destrozó el corazón de una Rosaleda que empieza a estar totalmente fastidiada.

Es más, los aficionados evidentemente quieren observar una reacción este mismo domingo en Anduva ante un Mirandés que puede ratificar las derrotas que ha tenido el Málaga ante equipos como el Amorebieta, Leganés o Burgos y el último, cómo comentábamos anteriormente, el Ibiza de Paco Jémez que fue el encargado de eliminar a José Alberto López al que se le busca recambio para revertir o remediar una situación que de no darle la vuelta a la tortilla el domingo, puede que sea un significado definitivo que el Málaga, a expensas de que se contrate a un nuevo entrenador, tenga que luchar por no perder la categoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.