El líder solitario del grupo cuarto de la Segunda División RFEF ha detectado en las últimas 24 horas un enemigo totalmente inesperado en su lucha por mantener el primer puesto ante el filial gaditano. El Covid-19 ha lastrado al Córdoba y a un Germán Crespo que tenía una idea clara frente al Cádiz B, pero que va a tener que modificar sus planes ante las múltiples bajas por el virus y también por las lesiones que ha tenido el equipo en los últimos días.

Tendrá que reajustarse un Córdoba que pierde a Antonio Casas y Omar Perdomo entre otros al estar estos infectados de Covid-19 y no poder disputar es encuentro ante el equipo gaditano. Al igual que hay que contar con los lesionados con los que tampoco podrá contar un Germán crespo que ha tenido que prescindir de José Alonso, José Cruz ni el guardameta Felipe Ramos ya que todos ellos se encuentran en estos momentos lesionados.

Por ello, el conjunto califa deberá reafirmarse ante este giro inesperado de los acontecimientos y sobre todo si quiere mantener un liderato que se le ponía de cara y vaya que si se le ponía porque le saca en estos instantes 10 puntos al Cacereño pero que de perder en Cádiz y ganar el equipo extremeño su partido ante el Xerez Deportivo, la ventaja ya no sería de diez sino de siete puntos. Por tanto, tendrá que ir con mucho ojo el cuadro andaluz si no quiere que haya un mínimo atisbo de perder el liderato ya que en el fútbol todo puede pasar. Por consiguiente, el equipo del Nuevo Arcángel debe ser comedido y cauteloso y reponerse ante este nuevo enemigo inesperado y que tanto daño le esta haciendo al igual que al planeta denominado Covid-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.