Pese a la victoria de prestigio ante el Cacereño, el Xerez Deportivo no consigue realzar el vuelo y se encuentra en estos momentos en tierra de nadie ya que se sitúa décimo en la clasificación con ocho puntos de ventaja sobre el descenso, pero con otros ocho de diferencia sobre los puestos que otorgan derecho a disputar el playoff de ascenso.

Con lo cual, el equipo que dirige Pablo Sánchez Alberto se encuentra en este instante en una situación peculiar que no le conduce a ninguna aspiración que no sea otra que conformarse con mantener una categoría tan exigente cómo igualada tanto por arriba cómo por debajo pero en la que el Xerez Deportivo no tiene ni que preocuparse ni tampoco puede de momento aspirar a lo grande.


Se debe a que en mitad de la tabla es cómo un iceberg entre dos islas alejadas y por tanto no tiene por el momento una aspiración firme de dar un golpe encima de la mesa o por el contrario de pelear por no descender. Aunque, una victoria ante el Villanovense formulada con una derrota del Montijo, puede darle un mínimo atisbo de luchar por un playoff que está carísimo. Pero no puede tampoco descuidarse, porque una derrota y una victoria en la próxima jornada del Tamaraceite frente al Antequera le podría complicar la vida. Así que tendrá que andarse con mucho ojo y poner toda la carne en el asador para poder catapultarse a lo alto y no bajar cómo un submarino para tocar fondo. Veremos cómo se dirime una jornada que será trascendental para Xerez Deportivo que verá flagrantemente cómo se resuelve el caso de sus aspiraciones para esta temporada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.