Luis Casimiro salió a rueda de prensa a analizar la derrota ante Joventut. Aseguró que la falta de acierto fue determinante en la derrota. «Hemos competido bien, pero ellos son un gran equipo que cuando encuentra tus debilidades las castiga». A ello se le sumó el dominio del rebote de los visitantes que marcó aún más la superioridad de los de Badalona. «Si encima te dominan el rebote, son demasiadas segundas opciones. Han cogido distancia así y no hemos llegado. El equipo ha tenido actitud, pero si estás mal en el rebote y los tiros abiertos no entran, es difícil ganar y competir contra la Penya».

Volvió a hacer hincapié en el mal partido bético en el rebote ofensivo. «Hay que poner el pero en el rebote ofensivo. Debemos atacarlo con mucha más rotundidad. Tenemos que ir con mucha energía y determinación».

A pesar de la tercera derrota consecutiva de los verdiblancos, Casimiro mantiene el plan inicial. «Desde hace tiempo dije que el mensaje tenía que ser optimista. No me voy a tirar del barco. Lo voy a seguir intentando cada día. Hoy hemos recibido una buena lección para aprender muchas cosas y ponerlas en práctica el siguiente partido. No cabe otra cosa que ser entusiasta y estar positivos. Mientras se está vivo, no hay nada imposible. Tenemos que trabajar duro», aseveró.

Y el camino pasa por dejar de mirar hacia los lados para centrarse exclusivamente en el devenir del propio equipo. «Llega un momento en el que todo el mundo se juega algo. No podemos esperar a que el otro equipo falle. Tenemos que ayudarnos a nosotros mismos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.