La jornada 4 trae un episodio nuevo a la Rosaleda. Esta vez visitaba el Albacete, que venía con una tendencia positiva en sus anteriores partidos. Por su lado los locales querían alejar los fantasmas del partido frente a la UD Las Palmas en casa.

Once del Málaga CF: Reina; Juanfran, Juande, Genaro, Javi Jiménez; Escassi, Ramón, Aleix Febas, Álex Gallar; Fran Sol y Rubén Castro.

Once del Albacete BP: Bernabé; Álvaro Rodríguez, Djetei, Boyomo, Julio Alonso; Riki, Olaetxea, Maikel Mesa, Manu Fuster, Higinio y Juanma.

La vida sigue igual por casa

El partido comenzaba como un tiro, aunque para la afición malaguista no le gustara tanto. En el minuto 5 y 7, el Albacete ya ganaba por dos a cero. Los goles de Higinio en un remate de cabeza sin oposición y el tiro de Fuster que rebotaba en Genaro, hacían el silencio en el templo boquerón. Rubén Castro quiso reaccionar con una volea que casi se cuela por la escuadra derecha, pero su remate se marchó fuera.

El murmullo en la Rosaleda era de preocupación, aunque todavía quedaba mucho partido. Los locales avisaban y Genaro iba a colar el primero tras un cabezazo. En la siguiente sí iba a rematar Escassi, que tras un paradón del portero albaceteño, marcaba el rechace y devolvía la ilusión a los aficionados. En el partido pasaba de todo, el colegiado Gorostegui Fernández salió lesionado tras notarse un pinchazo en el gemelo.

El cuarto árbitro Sánchez Sánchez le iba a sustituir, primer estreno en segunda división. El encuentro se reanudaba en el minuto 27, estuvo parado seis minutos que después se recuperarían en el descuento. Higinio tuvo el tercero, pero Manolo Reina sacó una mano prodigiosa para dejar con vid a su equipo. La primera amarilla se la iba a llevar el canterano del Málaga, Ramón.

El equipo de la Costa del Sol se hacía de notar en el partido. 6 minutos de descuento para poder empatar el partido antes de que terminara la primera parte. Juanfran e Higinio tuvieron un choque que no salieron bien parados ninguno de los dos, aunque por suerte pudieron seguir. El resultado iba a seguir igual hasta el pitido del árbitro. Los jugadores marchaban a vestuarios.

30 minutos buenos no bastan para empatar

La segunda parte empezaba con cambios en el equipo local. Genaro y Ramón salían, N’Diaye y Jozabed entraban. El nuevo fichaje franco-senegalés volvía a jugar de nuevo en la Rosaleda. Rubén Castro estuvo apunto de marcar el empate, pero estrelló su chut en la madera. Los de Guede dominaban y tenían otra cara en estos nuevos cuarenta y cinco minutos.

Los visitantes también movían el banquillo, Manu Fuster se retiraba del campo y entraba en su lugar Rubén Martínez. Los malaguistas seguían a lo suyo. En un remate en el área chica de Fran Sol paraba a bocajarro en un paradón de Bernabé. El portero albaceteño estaba siendo el mejor de la segunda parte con sus grandes intervenciones.

En el minuto 65 entraba Javi Martínez por Maikel Mesa, era el segundo cambio en el Albacete. A su misma vez el colegiado expulsaba a un integrante del cuerpo técnico visitante. La Rosaleda se impacientaba porque el gol del empate no llegaba. Olaetxea inauguraba el casillero de las tarjetas por parte de los jugadores de campo.

Guede hacía su tercer cambio a falta de 20 minutos. Se iba Juanfran y entraba Pablo Hervías para darle más miga al ataque blanquiazul. El gol no llegaba y Juande se iba del partido para que Fran Villalba entrara. El Málaga iba con todo para conseguir el empate. Chavarría era el último intento de Guede para no perder su tercer partido en cuatro jornadas.

El descuento en esta segunda mitad iban a ser de 7 minutos. Los locales no se entendían entre sí y el partido tenía pinta de acabar en derrota. Manolo Reina subí a la última falta del partido, pero con resultado negativo. El Málaga CF sigue sin ganar en casa y el proyecto de Guede suma su tercera derrota en cuatro jornadas. Las cosas no van bien por la Rosaleda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.