valladolid almería

Los tres puntos se los quedó quien mas ganas le puso. El Almería se va con una derrota de su visita al Valladolid, tras un encuentro en el que el ritmo nunca llegó a ser del todo fluido, donde no hubo demasiadas ocasiones claras y al que el único gol del encuentro llegó en el descuento.

Los roles se asignaron rápidamente en el partido, con un Almería que iba a buscar el juego directo tras robo que le caracteriza y con el Valladolid llevando la batuta del partido mediante la posesión. Pero al partido le costó coger ritmo, pues el tramo inicial estuvo lleno de interrupciones por faltas de uno y otro equipo, por lo que, con tanto parón, las acciones destacables brillaban por su ausencia.

Cada vez que había un pequeño amago de que el partido iba subir de marcha, las interrupciones volvían a hacer acto de presencia. No fue hasta pasada la media hora de juego que hubo peligro en una de los dos porterías, concretamente en la del Almería. Sergi Guardiola rozó el gol de no ser por el larguero, que repelió su disparo. El equipo indálico también quería incomodar y no dejar que los locales se hicieron con el control con comodidad. Aun así, empujaron los pucelanos buscando el gol antes del descanso, pero sin premio.

El Almería dio un paso adelante tras el descanso para evitar que el Valladolid consiguiera encerrarle atrás. Pero los pucelanos no tardaron en subir también de marcha. Aun así, como en el primer tiempo, no se llegaba a coger un ritmo fluido de juego en ningún momento y las ocasiones de peligro no llegaban. Embarba entró al terreno de juego y tuvo una gran ocasión al instante, con la posterior replica del equipo blanquivioleta.

A partir de ahí, los locales fueron haciéndose mas fuertes y empezaron a tener ocasiones y llegadas, ante un Almería que quería resistirse a ese dominio. Los atacantes rojiblancos perdían completamente el protagonismo, ante las pocas llegadas a la portería de Sergio Asenjo. El Valladolid hizo un último esfuerzo por llevarse los tres puntos. El Almería parecía conformarse con el empate. Y ese conformismo al final le llevó a quedarse sin nada. Weissmann anotó el único gol del partido en el descuento, dejando sin tiempo de reacción a los andaluces. Partido en el que el Almería dejó mucho que desear por momentos, con problemas que todavía tiene que solucionar Rubi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.