almería osasuna

Otra derrota del conjunto almeriense, que no termina de arrancar. El Almería cayó en casa ante el Osasuna por 0-1, aunque los navarros pudieron hacer varios goles mas. Los almerienses arrancaron muy bien el encuentro, para pasado apenas un cuarto de hora, fueron yendo a menos y apenas inquietaron a Sergio Herrera.

El Almería quería romper los malos inicios de partidos anteriores y hacerse con la iniciativa. Algo que logró ante un sorpresivo Osasuna que no parecía querer presionar muy arriba por el momento. Eran minutos de dominio almeriense claro, con ocasiones muy claras para Pozo, Sousa y Embarba que no acabaron en gol.

Ese dominio duró quince minutos, cuando el Osasuna al fin despertó, viéndose un partido mucho mas reñido. Los rojillos también empezaron a llegar a la portería de Fernando y, en su caso, si que consiguieron el objetivo. El Chimy Ávila cazaba un balón dentro del área y batía a Fernando, adelantando al Osasuna. El gol fue un golpe duro para el Almería, que se vino abajo. Los navarros olieron sangre y fueron a por mas. Tuvieron tres ocasiones muy claras que no acabaron en gol. La cuarta si fue para dentro, pero Rubén García controló con la mano en su remate a portería, por lo que el VAR anuló el tanto. Poco castigo el que se llevó el Almería al descanso, tras ir claramente de mas a menos.

El Osasuna salió con una idea clara tras el descanso: bajar el ritmo del partido todo lo posible. Para ello, los rojillos fueron a por la posesión en este segundo tiempo, ante un Almería que todavía parecido aturdido. Eso casi le costó el segundo, que no llegó gracias a una gran parada de Fernando al Chimy. Poco a poco fue recuperando sensaciones el equipo de Rubi y empezaba a volcarse sobre la portería de Herrera en busca del empate. Pero las llegadas y el asedio no se traducían en ocasiones de peligro.

Si llevó peligro, una vez mas, el Chimy, que volvió a toparse con Fernando. El Almería estaba exponiéndose demasiado atrás al buscar el empate y el segundo del Osasuna podía llegar en cualquier momento. Y las llegadas peligrosas seguían llegando sobre la portería de Fernando. Los rojillos perdonaban una y otra vez el segundo, dejando con vida al Almería, que con mas corazón que juego, intentaba lograr el empate. Pero no era suficiente y el Almería volvía dejarse puntos en casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.