karanka derrota

El Granada escribió un nuevo capítulo de su leyenda negra en el feudo del Eibar, en esta ocasión encajando una dolorosa derrota que dejó al descubierto las costuras del conjunto rojiblanco, aún en construcción. Un resultado lacerante para Karanka, que sólo en otra ocasión había recibido un correctivo tan severo.

Desde que arrancó su carrera en los banquillos, la solidez ha sido una de las señas de identidad de los equipos dirigidos por Karanka, como evidencian las estadísticas. Durante sus primeras tres temporadas al frente del Middlesbrough, en los que dirigió 121 encuentros de Liga, la derrota más abultada fue un 3-0 ante el Hull City, perdiendo, además, únicamente cuatro encuentros más por 2-0, muestra de una gran regularidad.

Esa solidez también la implementó el entrenador vasco en Nottingham, llevando al Forest a un nuevo nivel, siendo un 0-3 ante el Preston su tropiezo más sonado. En su segundo año en City Ground, el conjunto inglés no perdió ningún partido por más de un gol de diferencia, en otra muestra del espíritu combativo que el vitoriano consigue imprimir en sus equipos.

Las cosas no fueron tan bien en Birmingham, destino donde Karanka se acostumbró a lidiar con los sinsabores, llegando a encajar un 0-4 ante el Derby County, su derrota más abultada hasta entonces, y a la que ahora habrá que sumar a la encajada ante el Eibar en Ipurua. Un mal resultado que debe servir como impulso para trabajar, corregir errores y volver a la senda correcta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.