José María del Nido convocó este mediodía a los medios en el hotel Alfonso XIII de la capital hispalense para afirmar que «no existe ninguna posibilidad ni nada que pueda impedir que sea presidente». Lo hace a pocos días de celebrarse la Junta de Accionistas del Sevilla. «El motivo de la convocatoria es que se han sucedido numerosas informaciones en las que se da una versión exclusivamente referida a lo que transmite el grupo de abogados y el entorno del actual y todavía presidente José Castro. Y no se ha dado por nosotros nuestra versión. No existe ninguna posibilidad ni nada que pueda impedir que el máximo accionista acceda a dirigir el Sevilla. Por muchos motivos. Entendemos que la entidad no solo se encuentra en ninguna crisis institucional, sino que es un barco a la deriva. No tiene capitán ni timonel», ha declarado.Según Del Nido, «no existe ninguna resolución judicial, ningún precepto legal que me impida votar en todos los puntos del orden del día. Si se exige que hay alguna resolución judicial o precepto legal que me impida votar se estaría cometiendo un delito. Cuando echo el pie al frente no voy para atrás ni para coger impulso. Es sí o sí». «Espero que en la Junta del 29 se respete el derecho de voto de los accionistas, ateniéndose cada uno a las consecuencias», añadió más adelante.

Contaré en mi proyecto con todo aquel que valga y sirva para el que yo voy a encabezar. No hago justicia diciendo que voy a prescindir de este y voy a contar con el otro. Tienes el ejemplo de quién ha sabido crecer al lado mía y quién no ha aprendido nada. El Monchi que me encontré en 2022 no es en absoluto el que dejé en 2014. Igual que Vizcaíno. No me caso con nadie. El que vale bien y el que no, para coger el finiquito».

Le ofrecí a los gestores que para evitar el espectáculo que estamos dando sentarnos en una mesa, con dos notarios. Uno elegidos por ellos y otro por nosotros. Y que en una carpeta llevásemos los títulos que tenemos cada uno. Tú tienes más, tú eres el presidente. Yo tengo más, yo soy el presidente. Y todos remamos en el mismo sentido. Hasta hoy».

Dice el refranero que entre padre, hijo y hermano no metas la mano. Yo he tenido padre y ustedes lo han conocido. Para mí mi padre era Dios en la tierra. Y con razón o sin ella, aun diciéndole que no llevaba razón… Si me decía que me tirase por un tejado, me tiraba por el más alto. Hay un motivo de una subida del sueldo y otro me hicieron perder la confianza en mi hijo».

¿Aguanta el Sevilla hasta el 31 de diciembre de 2023? Yo tengo mis dudas y mis dudas están basadas en hechos. Barco a la deriva, sin capitán, entidad sin gobierno, pérdidas económicas que no se pueden soportar, equipo en descenso, consolidado más de 160 millones de gasto para el próximo ejercicio… Los abogados de Sevillistas de Nervión de José Castro y mi hijo Del Nido Carrasco dijeron públicamente que qué prisa tenía yo cuando a mí, a Del Nido Benavente, le correspondía ser presidente del Sevilla. Otra interpretación no cabe. Lo que hacía falta es que fuese presidente quien tiene 150 acciones y no quien tiene 27.500

Solo tengo seis hijos. De la misma madre tengo tres. Mi hijo (Del Nido Carrasco) tiene 51 acciones, a nombre de Nervión Grande, que es una sociedad en la que él participa en un tercio, tiene 350 acciones. En números redondos tiene 160 y tantas acciones. Yo tengo 26.500 a mi nombre, además de las de mis hijos y mi mujer. Si la familia Del Nido tiene más de 27.000 títulos y él tiene 150, digo yo que lo razonable es que cuando nos sentemos en una mesa el que tiene el 99% de ese capital diga lo que se hace. Si te gusta lo hace y si no estás de acuerdo, obedeces o te vas. Y el resto me lo guardo con todo el dolor de mi corazón. Entre padre, hijos y hermanos no metas la mano.

Yo firmé un pacto de intenciones como así está catalogado por la Audiencia Provincial. Lo firmé bajo unas condiciones. Noviembre de 2019. Primeros de enero de 2020. Se reúnen Castro y Del Nido Carrasco y sin mi consentimiento, y está por escrito puesto que no lo conocía, se subieron un 30% el sueldo antes de empezar. Y un sueldo a Carolina Alés y Guijarro hijo de 150.000 euros. Ese día rompieron el pacto porque no cumplieron lo convenido y escrito. Al año siguiente, además de poner en incentivos lo mismo que se habían puesto de sueldo para decir que lo cumplían, subieron 250.000 de sueldo al representante de Carrión»

Por David Niebla

Nacido en Sevilla, llevaba toda mi vida soñando con ser Periodista, ahora que puedo decir con orgullo que lo soy, trabajo cada día para ser el mejor de todos. Coordinador de "El Diario Deportes" y Presentador en Onda Corazón Radio Televisión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *