Allá por 2005, el mundo de la música y el fútbol cambiaba de por vida con la creación del himno del centenario del Sevilla FC. «El Arrebato» de sevillismo de Javier Labandon se convertía en una pieza maestra que, a día de hoy, le siguen pidiendo allá por donde canta. Todos nos las prometimos felices haciendo nuestro aquello de «Un 14 de octubre nació una ilusión» hasta que hace unos años, por parte del club y personificado en la figura de Carlos Romero se descubrirían documentos que daban lugar a un partido y a la realidad: el Sevilla FC era de 1890, concretamente, del 25 de enero.

Son muchos los recuerdos que se me vienen en el día de hoy: aquel primer balón, más grande que yo, firmado por los Tsartas y compañía de la época, la primera vez que mi padre y mi abuelo, culpables de este bendito veneno que llevo en la sangre, me llevaron al Ramón Sánchez-Pizjuán a ver a su Sevilla, a mi Sevilla (aunque ahí aún no lo supiera) contra Brasil, y así tantas y tantas veces hasta que en 2014 falleciera y me hiciera prometerle que le traería esa Europa League tan anhelada. 6000 km de viaje entre 52 horas de autobús para poder presenciarlo en Turín. He sido aficionado, recogepelotas y ahora tengo la oportunidad de cubrir diariamente como Periodista al equipo de mi vida y eso en esta profesión parece un pecado capital, pero yo no me escondo, soy Sevillista. Cuando me toca hablar de otros equipos, Real Betis Balompié incluido, mi profesionalidad está lejos de toda duda y me siento con quien sea necesario para discutirlo pero el corazón no entiende de razones decía aquel.

¿Quién no ha celebrado hasta quedarse ronco los goles de Puerta o Mbia? ¿Quién no lloró por las muertes de Antonio Puerta o José Antonio Reyes como si fueran familiares propios casi? Ser sevillista es un privilegio y, aunque ahora vienen mal dadas, también ha sido una fortuna, por todo lo que hemos podido vivir.

Por qué el Sevilla no somos ni tú, ni yo, ni aquel, somos todos y todos a una tenemos que levantar esta situación desde nuestras posiciones. Por eso no me queda otra que cerrar este artículo con un claro y unánime…

¡Viva el Sevilla FC!

Por David Niebla

Nacido en Sevilla, llevaba toda mi vida soñando con ser Periodista, ahora que puedo decir con orgullo que lo soy, trabajo cada día para ser el mejor de todos. Coordinador de "El Diario Deportes" y Presentador en Onda Corazón Radio Televisión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *