29 mayo, 2024

EL DIARIO DEPORTES

PERIODICO DIGITAL DEPORTIVO GRUPO EMPRESARIAL BRAND LEADER COMUNICACION CIF B90418948 DIRECTOR GENERAL JAVIER SERRATO CALLE ANTONIO MACHADO LOCAL 5 -A 41927 MAIRENA DEL ALJARAFE TLFNO 600 844 934

Tablas en Nervión con recuerdo a la directiva sevillista

Partidazo entre los componentes del mejor derbi de nuestro fútbol, Sevilla FC y Real Betis, quienes se daban cita en un abarrotado Ramón Sánchez Pizjuán, con 42.222 sevillistas y 514 béticos, para vivir una nueva edición de El Gran Derbi. Los de Diego Alonso llegaban peor que los de Manuel Pellegrini, pero las sensaciones en partidos de este tipo se olvidan por completo. Rodaba el balón en el coliseo nervionense, comenzaba el derbi.

Pitaba el colegiado el inicio del choque y empezaba el Betis buscándole las cosquillas al equipo local con un cabezazo de Isco que Dmitrovic atajó en el primer minuto del choque. Seguía el conjunto bético buscando el tanto y esta vez sería Guido en el minuto 3 quien obligaría al meta sevillista a mandar el cuero a córner. Buscaban redimirse los rojiblancos y empezaban a embotellar a los verdiblancos en su campo. Lo probó Rakitic desde la distancia en el minuto 8 pero se le marchó el disparo rozando el palo de la portería visitante.

Primer cuarto de hora cumplido y mucha intensidad entre ambos equipos que, sin dominar mucho a su rival, tuvieron sus momentos en los primeros 15. El susto para los locales vino con un gol de Bellerín que el colegiado anuló por fuera de juego, para alegría de la grada del Sánchez Pizjuán, que recordaba al eterno Antonio Puerta en el minuto mágico en Nervión. Nos encontrabamos en el minuto 25 y el Betis estaba siendo más clarividente que el Sevilla, con posesiones largas y pases rápidos, mientras que los de Diego Alonso intentaban disfrutar un poco más de la posesión, especialmente en campo contrario.

Dos minutos después llegaría la primera amonestación del derbi, siendo Gudelj el perjudicado al recibir amarilla por una falta en el centro del campo, un poco innecesaria y que el arbitro vio justo castigar. Ritmo fuerte e intenso de los dos equipos, donde ninguno ahorraba ni una gota de esfuerzo, precioso partido para el espectador neutral, aunque no tanto para béticos y sevillistas. La volvió a tener el Betis en el 34, en esta ocasión Miranda se encontraría con Dmitrovic en primera instancia y en el rechace mandaba el cuero a las nubes con la portería vacía, de aquellas ocasiones de las que te acuerdas al final del partido.

La primera amarilla para los visitantes llegaría en el minuto 42, donde Miranda sujetó a Ocampos tras perder el balón en campo propio y concedió una ocasión peligrosa. Cumplido el tiempo en la primera parte el arbitró añadió 2 minutos más de juego al derbi. Final de una primera mitad donde ambos equipos estuvieron igualados y donde, si hubiese que elegir a uno de ellos sería al Betis, pues los de Pellegrini estuvieron mucho más inspirados en lo que a la producción ofensiva se refiere.

Volvían los dos equipos de vestuarios para dar comienzo a la segunda mitad, sin cambios en ambos lados. Primeros cinco minutos de tanteo, donde los locales esta vez si estaban un poco mejor con el balón en los pies, a diferencia del primer tiempo. Poquito a poco los sevillistas estaban consiguiendo, con el empuje de la grada, agobiar al Betis con cada acometida y empezar a llegar con más peligro al área.

Tendrían la primera clarísima de la segunda mitad los visitantes en el minuto 56, donde en un recorte magistral de Ayoze, que recorta a dos jugadores sevillistas y dispara con la zurda, el palo se encargó de despejar el tiro del tinerfeño. Cuando mejor estaba el Sevilla, el míster de los nervionenses decidió dar entrada en el campo a Dodi Lukebakio, quien sustituiría a Oliver Torres en el minuto 62. Partido con oprtunidades para ambos equipos, donde los dos gozaban de ocasiones bastante buenas para adelanterse, aunque se mantenía el 0 a 0 inicial.

Dos minutos después, Pellegrini daba entrada a Abde y Abner, que sustituirían a Miranda, único amonestado en el Betis por ese minuto y con la ocasión fallada en la cabeza, y a Assana Diao. Llegaba el minuto 67 y En-Nesyri tendría una ocasión clarísima, rematando completamente solo en el área y mandando el balón muy lejos de la portería bética, para la decepción de la grada.

El primer gol del partido llegaría en el minuto 72, donde Dmitrovic despejaría un balón colgado al área, tras una mala salida y, siendo el más listo de la clase, Ayoze empujaría el balón a las redes. Tras esa jugada, Suso entraría al terreno de juego sustituyendo a Ocampos, con una sonora pitada de la afición, muy descontenta con el cambio. Reaccionaría el banquillo verdiblanco al gol, dando entrada a Luiz Henrique por un cansado William José en el minuto 75.

No tardaría mucho el Sevilla en igualar el marcador, pues la agarraría Rakitic en la frontal y, con un auténtico trallazo a la escuadra, desataría la locura en el Ramón Sánchez Pizjuán y pondría el empate en el marcador en el 79 de partido. Se volvía loco el estadio, apretaba el equipo de Nervión buscando la remontada con envites constantes.

Entraban en el minuto 87 al campo Mariano y Juanlu, quienes sustituirían a Navas y Sow, buscando la remontada con todas las armas posibles. Cumplidos los 90 minutos reglamentarios, el colegiado decidió alargar el partido 5 minutos más. Lo seguirían intentando los dos equipos pero sin suerte en ninguna de sus ocasiones. Sin más que contar, sonaba el silbato del árbitro, empate a 1 en el Gran Derbi, a gritos de directiva dimisión en todo el estadio.