23 junio, 2024

EL DIARIO DEPORTES

PERIODICO DIGITAL DEPORTIVO GRUPO EMPRESARIAL BRAND LEADER COMUNICACION CIF B90418948 DIRECTOR GENERAL JAVIER SERRATO CALLE ANTONIO MACHADO LOCAL 5 -A 41927 MAIRENA DEL ALJARAFE TLFNO 600 844 934

Rajkovic y el VAR dejan al Sevilla muy tocado

Noche importantísima para el Sevilla FC, pues los de Diego Alonso visitaban el estadio de Son Moix, para enfrentarse a un RCD Mallorca que estaba dos puntos por debajo de los andaluces en la tabla y que, si ganaba, metía en apuros verdaderamente serios al siete veces campeón de la Europa League. Los sevillistas salían con Dmitrovic en la portería, Juanlu y Pedrosa en los carriles, Gudelj y Ramos como pareja de centrales, teniendo por delante a Soumaré y Sow, quienes escoltaban a Rakitic, Ocampos y Lukebakio, para que el punta del equipo estuviese, de nuevo, En-Nesyri.

Comenzó muy bien el conjunto rojiblanco pues, en el minuto 4, Ocampos tuvo una gran oportunidad que desbarató el portero local sacando un pie milagroso para mandar a córner una gran jugada colectiva de los visitantes. Cuando mejor estaba el Sevilla, incluso pudiéndose hablar del mejor comienzo de los hispalenses en cuanto a orden y presión alta, Larin agarró el balón en el área rival y, con un zurdazo imparable ponía por delante a los suyos en el minuto 10. El gol no sentó bien a los sevillistas, pues empezaron a fallarse pases sencillos y se comenzó a jugar mas desordenado, mientras que el Mallorca iba comiéndole terreno y buscaba posibles robos en la salida de balón de sus contrarios.

Superados los primeros veinte minutos, los dos equipos estaban muy metidos en el partido, aunque si alguno se encontraba presionado era el Sevilla, que estaba perdiendo otra vez tras una genialidad del rival. Los de Javier Aguirre lo tenían muy claro, posicionados en bloque bajo, una línea de cinco y el punta descolgado al que mandarle balones aéreos que bajase y permitiera a su equipo salir de la cueva, mientras los nervionenses buscaban trenzar jugadas sin éxito alguno y encontrando la puerta siempre cerrada.

Aunque parecía que el partido iba a ser bonito en el inicio, cuando las cosas van mal todo sale mal, y eso le pasó a Lukebakio quién, tras una jugada fortuita con un jugador mallorquinista, se lesionaba la rodilla y daba entrada, en el minuto 33, a Adnan Januzaj. La tendría muy clara el Sevilla tres minutos después del cambio y sería Ocampos el que, con un cabezazo, hizo al meta local esforzarse al máximo. De lado a lado, de esquina a esquina, lo intentaban los rojiblancos pero se chocaban constantemente con un muro que cerraba el juego interior y obligaba a circular por fuera a los visitantes, estando los centros laterales a merced del meta local.

Cumplido el minuto 45, el colegiado decidió alargar el partido por cinco minutos más, a causa de la lesión de Lukebakio. La primera amarilla llegaría en el descuento y sería para un En-Nesyri muy molesto con el colegiado al no señalarle un agarrón claro en el área, lo que le llevó a ser amonestado por la protesta. Un solo tiro a puerta le bastó al Mallorca para irse al descanso con el marcador a favor, a la espera de una segunda parte donde los visitantes tenían que meter más en apuros a los locales.

Volvían los dos equipos de la bocana de vestuarios sin cambios en los once iniciales, mas allá del que hizo el Sevilla sustituyendo a Lukebakio por Januzaj. Poco cambió en el inicio de la segunda parte, más allá de los intentos desde fuera del área y los centros laterales, los envites sevillistas solo podían chocarse con el muro que proponía el Mallorca. De los pocos huecos que pudieron encontrar los visitantes, En-Nesyri realizaba un gran movimiento al espacio que cerró de forma estrepitosa, queriendo regatear al portero local y fallando en el intento, cumpliéndose el minuto 54 con un choque muy intenso.

Alcanzada la hora de juego la volvería a tener el Sevilla, esta vez sería Sergio Ramos con un cabezazo fortísimo que, de nuevo, el guardameta del equipo local mandaba fuera de su portería, erigiéndose una vez más como el mejor jugador de su equipo en la noche de hoy. Justo dos minutos después, y haciendo mérito a tantísimos esfuerzos, Pedrosa a base de casta robaría un balón en campo contrario y remataría un golpeo esplendido que entraba rebotando en el codo de En-Nesyri, lo que hizo que el colegiado, mediante revisión del VAR, invalidara el tanto visitante.

Último cuarto de hora en el partido donde los sevillistas lo estaban intentando de todas las formas posibles, pero no lograban el premio del gol. Los mayores problemas que estaban encontrando los de Diego Alonso eran la obligación de realizar golpeos de larga distancia, debido a lo encerrado que estaba el Mallorca, y el rendimiento excelso de Rajkovic. Había que agitar la cosa como fuera y Diego Alonso lo sabía, por lo que dio entrada a Oliver Torres, quien sustituiría a Djibril Sow.

El siguiente, y último cambio, de los sevillistas sería la salida de Kike Salas en el minuto 87 para ocupar el puesto de un Pedrosa que pudo haberse ido como goleador si el arbitro no hubiera anulado ese tanto del catalán. Se cumplían los 90 minutos reglamentarios y el colegiado decidió dar siete más de alargue para que los rojiblancos intentaran empatar el choque y no irse de vacío de su visita a Son Moix. Lo intentó de todas las maneras posibles el Sevilla, pero esta claro que el balón no quiere entrar y la falta de decisiones acertadas es un habitual para los hispalenses.

Muy complicado el futuro de un Sevilla que vuelve a perder y empieza a mirar cada vez mas de cerca a los puestos de descenso.