29 mayo, 2024

EL DIARIO DEPORTES

PERIODICO DIGITAL DEPORTIVO GRUPO EMPRESARIAL BRAND LEADER COMUNICACION CIF B90418948 DIRECTOR GENERAL JAVIER SERRATO CALLE ANTONIO MACHADO LOCAL 5 -A 41927 MAIRENA DEL ALJARAFE TLFNO 600 844 934

La falta de contundencia devuelve al Almería a la senda de la derrota

El pan de cada día. Jugadas puntuales que condicionan todo el esfuerzo de 90 minutos. El Almería vuelve a pagar caro un despiste en una jugada puntual y vuelve a caer ante un rival directo como el Deportivo Alavés (1-0). Los andaluces, que siguen sin ganar en lo que va de curso, se alejan cada vez más de sus rivales y se quedan en el farolillo rojo en un duelo donde se palpó una pequeña mejoría que sigue siendo insuficiente para competir en primera división. Sedlar, que anotó el único tnato del partido, se fue lesionado de gravedad, lo que es el único punto negativo de un Alavés que sí estuvo a la altura del choque.

El partido copero dio para mucho, o esa percepción transmitió Gaizka Garitano con la revolución de los once titulares que alineó en el partido de hoy. Maximiano, Édgar, Chumi, Arnau Puigmal y Ramazani mostraron los recursos suficientes para ser de la partida y dejar en el banquillo a nuevas incorporaciones del mercado estival como César Montes, Sergio Arribas e Idrissu Baba. Trabajo de contención en detrimento del desparpajo y calidad ofensiva que no contribuyen al trabajo sin balón.

El Alavés entró al partido con mayor empuje que sus rivales. El equilibrio de Guevera y Guridi en la sala de máquinas secó los intentos de presión adelantada iniciales. En ese duelo por el dominio del esférico, los albiazules buscaban las bandas como el principal recurso en ataque. Luis Rioja logró poner en aprietos a un Houboulang Mendes que precisó de la ayuda de Arnau Puigmal para contener las acometidas del sevillano y de Javi lópez, quienes buscaban la cabeza de Kike García con sus envíos desde banda. Los babazorros se volcaron hacia su banda izquierda al no encontrar los espacios necesarios por la banda de Sergio Akieme, quien mantuvo a ralla a un deesacertado Ianis Hagi en el cuerpo a cuerpo. Dominio contundente del balón y de las ocasiones de los futbolistas de Luis García sin la consecución de ocasiones claras que pusieran contra las cuerdas al bloque defensivo indálico.

Maximiano recupera el nivel

25 minutos necesitaron Ramazani, Melero y Baptistao en tejer la primera triangulación en campo rival para enviar el primer aviso a la meta de Sivera. Robertone sembró las primeras dudas en el intento a balón parado despejado por la zaga local. Fue en el 40′ cuando un trallazo de Antonio Blanco obligó a volar a Maximiano para evitar el primero de los locales.

La polémica llegó en el descuento de la primera parte cuando Kike García, que es perro viejo, se anticipó a Chumi en el área, el gallego toca la bota del atacante y González Fuertes llama a Pulido Santana al VAR. Revisión y penaltito que Hagi desperdició al golpear a las nubes la pena máxima. Un respiro para los almerienses, que lograron mantener su portería a cero en la enésima primera mitad para olvido en la que sólo acumularon un remate apuerta en el bagaje ofensivo.

Gonzalo Melero, con amarilla, y Arnau, no cuajaron el mejor de sus partidos. Durante el descanso, el madrileño dejó su puesto a Sergio Arribas y Embarba ocupó la banda diestra. Las modificaciones aumentaron la posesión y la presencia en el área babazorra, con jugadas hiladas que terminaron en remates a portería. Le cambió la cara totalmente al equipo, que entró en una fase de concatenación de jugadas en ataque que elevaron la posición de las líneas. Baba y Marezi entraron al verde, y a los pocos minutos se volvió a repetir la tradición de cada partido. Falta de contundencia en el despeje que derivó en el tanto de Sedlar con Mendes rompiendo el fuera de juego.

El único jugador que mostró una progresión fue Luis Maximiano. El luso disputó un partido que evitó a su equipo incurrir en una resultado contundente en contra, pero la zaga defensiva sigue siendo invisible en las jugadas a balón parado que continúan condenando al club a un abismo irremediable.