21 junio, 2024

EL DIARIO DEPORTES

PERIODICO DIGITAL DEPORTIVO GRUPO EMPRESARIAL BRAND LEADER COMUNICACION CIF B90418948 DIRECTOR GENERAL JAVIER SERRATO CALLE ANTONIO MACHADO LOCAL 5 -A 41927 MAIRENA DEL ALJARAFE TLFNO 600 844 934

Borja Mayoral y la falta de determinación sentencian al Almería

Sexta derrota consecutiva de la UD Almería. Una vez más, el equipo volvió a desaprovechar la ventaja que Ramazani estableció en el 7′ de la primera mitad. El Getafe solo necesitó 12 minutos para voltear un partido que decidió antes del descanso (2-1) y que deja a los azulones a tres puntos de Europa. El equipo de Garitano volvió a pecar de falta de contundencia defensiva y la pareja de centrales conformada por chumi y Édgar vuelve a salir en la foto de los tantos rivales.

El partido arrancó al más puro estilo Gaizka Garitano. Su sistema de presión adelantada y juego intenso desencadenó el tempranero gol de Ramazani con Embarba comandando la estrategia desde la esquina, la peinada de Chumi y el tanto del belga en el segundo palo empujando el regalo de su compañero. El Getafe, pese a ponerse por detrás en el marcador, siguió al milímetro la es estrategia de Bordalás, quien replicó mediante centros laterales, consciente del grave problema de su rival en los balones parados y en el juego aéreo. Aunque no fue el principal desencadenante de ocasiones claras azulonas. Mason Greenwood supuso un quebradero de cabeza para Akieme, que no podía taponar al extremo y que precisaba de la ayuda de un Embarba que no siente ni padece a la hora de colaborar en la cobertura defensiva.

El primer aviso serio llegó desde la bota zurda del extremo inglés, driblando al propio Akieme y obligando a maximiano a sacar las manoplas para despejar el que pudo ser el 1-1. Nada más lejos de la realidad, en una jugada donde Embarba sacó el veneno de su clásico golpeo con el empeine para que Soria rechace un balón franco. Leo Baptistao solo tenía que empujarla y la mandó a las nubes.

Leo Baptistao perdonó, Borja Mayoral sentenció

El fútbol también se rige por la ley de acción – reacción, y si perdonas a tu rival, te acaba matando. En esta ocasión mucho tuvieron que ver los centrales almerienses. Un centro lateral que rebota en Chumi y Mayoral remata a placer ante la pasividad de Édgar. Segundo mazazo antes del descanso y la historia se volvía a repetir por enésima vez en esta temporada con la zaga defensiva nuevamente en el foco.

En el segundo acto, lejos de parecer un asedio ante la meta de Soria, los locales continuaron a lo suyo. Dominio y ocasiones que poco a poco iban deshaciendo la poca fortaleza que volvió a demostrar el equipo almeriense. Óscar estuvo a punto de finiquitar el partido antes de llegar a la hora de encuentro, pero el palo solo hizo retrasar una nueva debacle. Un minuto después, Juanmi Latasa y Borja Mayoral pusieron en jaque a Chumi, Édgar y Mendes, pero la definición del atacante madrileño se topó con el cuerpo de Maximiano, quien se ha asentado en el puesto y transmite una mayor confianza bajo palos. Tras varias amarillas, Ramazani se marchó con un pinchazo que preocupa bastante a su parroquia. En su lugar entró Marciano, que en poco margen de partido demostró su compromiso con el club y que pide a gritos más minutos. Sexta derrota consecutiva de un Almería que continúa mejorando en su juego, pero que sigue sin poder romper el miedo psicológico que supone ganar.