17 abril, 2024

EL DIARIO DEPORTES

PERIODICO DIGITAL DEPORTIVO GRUPO EMPRESARIAL BRAND LEADER COMUNICACION CIF B90418948 DIRECTOR GENERAL JAVIER SERRATO CALLE ANTONIO MACHADO LOCAL 5 -A 41927 MAIRENA DEL ALJARAFE TLFNO 600 844 934

Tensión y crispación en una nueva Junta de Accionistas del Sevilla FC

En el día de hoy, 18 de marzo de 2024, se ha celebrado una nueva Junta General Extraordinaria en el Sevilla Fútbol Club.

En los momentos previos al inicio de la misma, José María Del Nido Carrasco ponía en valor la legalidad y vigencia de los pactos realizados tiempos atrás, además de velar por una reunión basada en el respeto y la educación. Aunque pronto se vio que los deseos del presidente no iban a llegar a buen puerto.

En uno de los primeros puntos del día, Del Nido Carrasco aseguró que el hecho de no continuar en competiciones europeas, le costará al club 22,5 millones de euros y que el despido de Diego Alonso, con la posterior contratación de Quique Sánchez Flores, supusieron un gasto total de 4,5 millones de euros. Tras esto, Del Nido Benavente obtuvo el turno de palabra, aunque su intervención no tuvo desperdicio. Entre interrupciones, chillidos e improperios, el expresidente del club manifestó su malestar por la situación actual del club, dejando perlas tales como: «Víctor Orta podría contratar a algún jugador que sepa jugar al fútbol». A lo que se le sumaron ciertas quejas ante el «mal trato» que manifestaban recibir ciertos accionistas pues tenían que usar como mesa, unas simples sillas.

A partir de ahí, la tensión fue un factor constante, independientemente del punto que se estuviera tratando. Más allá de los votos realizados, es remarcable las palabras con las que se dirigen muchos accionistas, incluido Del Nido Benavente, al propio presidente. Entre otras, el mismo Del Nido Benavente aseguró que su hijo es “un presidente ilegítimo” o dejó calificaciones como la siguiente: “Recuerda que ahora eres hijo y también eres padre. Así eres, mejor o peor serán tus hijos. La vida siempre se encarga de pasarte factura.” A lo que hay que añadir la participación de Juan de Dios Hidalgo, que afirma que el presidente “hace todo por la pasta” y que “no es merecedor de ser el presidente del Sevilla FC”.

Otro punto remarcable fueron las continuas peticiones de los accionistas al presidente, para que este revelara las comisiones generadas tras la salida adelante del préstamo con valor de 108 millones de euros. A todo esto, Del Nido Carrasco declaró lo siguiente: “Por respeto a los compromisos con los financiadores, no puedo dar todos los datos que me gustaría sobre esta gestión financiera». Palabras que generaron risas, aplausos y el aviso de Del Nido Benavente de solicitar otra Junta de Accionistas en caso de no facilitar dicha información.

Desde entonces todas las intervenciones fueron en la misma línea. Todos los accionistas comenzaron a exigir la respuesta y transparencia del presidente, que seguía mostrando su negativa a responder. Lo que causó que uno de los presentes como Ángel Delgado, definiera a la presidencia como “una dictadura”. Algo que sí se expuso fueron las retribuciones que reciben los miembros de de la directiva, siendo estos de 600.000 euros para el presidente, 450.000 euros para los vicepresidentes y 50.000 euros para los vocales.

A continuación, a pesar de que los puntos variaban y los temas de conversación también debían hacerlo, la tónica seguía siendo la misma. Cada intervención de los accionistas se basaba en una protesta hacia el mandato actual del Sevilla FC. «La deriva a la que están llevando al Sevilla es preocupante», «La afición canta en contra de la directiva y los socios están en contra del Consejo», o «La osadía del actual Consejo puede tener límites insospechados», eran algunas de las palabras que se escuchaban. Ante esto, el presidente no dudó en responder, calificando a algunos de los accionistas, señalando a su propio padre, como «antisevillistas», lo que encendió aún más a los presentes.

Alrededor de las 21:18 horas, Del Nido Carrasco hizo un anuncio que sentó bastante mal a los accionistas. Este mismo afirmó que la agrupación de acciones no podría participar en la votación sobre la auditoría. En ese mismo momento, muchos accionistas se levantaron al grito de «fuera, fuera», hacia el presidente y vicepresidente del Sevilla. Entonces la Junta se convirtió casi en un debate cara a cara entre Del Nido Benavente y Del Nido Carrasco. Ambos se acusaban de diferentes maneras. Mientras el expresidente afirmaba que su hijo está en la presidencia gracias a él, este respondía que antiguamente su padre le pedía un porcentaje de lo que ganaba, y así continuamente hasta que se calmaron las aguas y se dio por finalizada la Junta de Accionistas.

En resumidas cuentas, independientemente de todos los puntos votados y la conclusión de los mismos, lo que se ha vivido a lo largo de esta tarde ha sido una situación de crispación y malestar. José María del Nido Carrasco tiene muchos opositores, mucha gente en su contra y lo que es más importante, a una afición descontenta que pide su cabeza cada jornada. Lo único que está claro es que el Sevilla FC vive una situación de crisis en todos los sentidos, tanto deportivamente, como institucionalmente. Y puede que uno de los mayores problemas respecto a esto, es que a día de hoy, no todos los componentes de las altas esferas del club, reman en el mismo sentido en busca de soluciones.