24 junio, 2024

EL DIARIO DEPORTES

PERIODICO DIGITAL DEPORTIVO GRUPO EMPRESARIAL BRAND LEADER COMUNICACION CIF B90418948 DIRECTOR GENERAL JAVIER SERRATO CALLE ANTONIO MACHADO LOCAL 5 -A 41927 MAIRENA DEL ALJARAFE TLFNO 600 844 934

Crónica Real Betis 0-2 Real Sociedad: Sin brillo y sin gol, a Conference League

Resultado del Real Betis-Real Sociedad. | Fuente: X (@laliga)

El Real Betis certifica su presencia en competiciones europeas por cuarta temporada consecutiva

El Real Betis Balompié recibía a la Real Sociedad en el que era una final por los puestos europeos. Con un ojo puesto en el partido del Villarreal frente al Madrid, los verdiblancos partían con la necesidad de ganar uno de los encuentros más importantes de la campaña, sin jugadores clave como Isco, Pezzella o Guido Rodríguez. Y aunque el ambiente era atronador, pronto todo tomó un tono gris.

Dos zarpazos bastaron a la Real Sociedad para poner distancia en el marcador

De muy mala manera arrancó la tarde para los locales, que vieron cómo en el minuto 4, Brais Méndez clavaba un golazo antológico de falta directa ante el que nada pudo hacer Rui Silva. Un auténtico golazo que silenciaba a un Benito Villamarín que quedó incrédulo, ante la atenta mirada de 58.033 almas.

De cualquier manera, el Betis consiguió alzarse, volver a animar a la afición y apretar a la Real Sociedad, que tras su tanto, dejó de ser protagonista. Pero la falta de gol, que en muchas ocasiones ha lastrado al equipo, volvió a hacerse notar. Y es que fue muy grande el número de ocasiones claras de las que dispuso el Betis. Ni Fekir, ni Fornals, ni Ayoze, que dispusieron de oportunidades clamorosas, pudieron batir a un Remiro entonado. Incluso el larguero evitó el que habría sido un merecido empate, tras un disparo de Chadi Riad desde media distancia. Parecía que la fortuna no quería echarle una mano al Betis.

Y claro, se dice que cuando perdonas de esa manera, en el fútbol profesional se paga. En el minuto 42, Pablo Fornals cometió un error de concentración tremendamente inoportuno que hizo que, en su segundo disparo a puerta, la Real Sociedad pusiera el 0-2. Obra de Mikel Merino.

Y en ese momento sí, que quedó completamente mudo el estadio. Aunque con cierto sosiego, pues el Villarreal perdía 1-4 en ese momento, de forma que a pesar de marchar perdiendo al descanso, el resultado del encuentro del «submarino amarillo» favorecía a los verdiblancos, por lo que, a pesar de la momentánea derrota, el ambiente del Villamarín tampoco quedó opacado por la angustia.

Cuando no está puesto el día para el gol, poco se puede esperar

Si hay algo que no se pierde en Heliópolis es la fe. Tras pasar por vestuarios, Manuel Pellegrini dio entrada a Sergi Altimira y Rodri, en lugar de Fornals y William Carvalho, con la intención de darle un aire distinto a la historia. La segunda mitad siguió su cauce, con un Real Betis volcado en ataque ante una defensa férrea, cerrada y junta por parte del cuadro txuriurdin, y conforme iba pasando el tiempo, el resultado no cambiaba. Por lo que en el barrio heliopolitano comenzaba a respirarse tensión, la cual aumentaba cada vez que el Villarreal recortaba distancias al Real Madrid hasta el punto de empatar la contienda.

Mientras tanto, el Betis, a pesar de sus continuas internadas, no conseguía acercarse al resultado favorable de los de Imanol. Un penalti fallado por Abde de manera ridícula y un gol anulado por mano -polémicamente- de Ayoze fueron las mejores oportunidades de las que dispusieron los pupilos de Manuel Pellegrini para intentar conseguir escarbar al menos un punto, sin éxito.

Un día más, la falta de gol ha condenado al Betis. Esta vez, en un día clave, en el que se lo jugaban todo, la diosa de la fortuna no estuvo del lado del conjunto de las trece barras en un día marcado, no solo por la poca efectividad y un mal resultado, sino también por la despedida de varios jugadores como Sokratis, Bravo, y puede ser que también Fekir o Miranda.