14 abril, 2024

EL DIARIO DEPORTES

PERIODICO DIGITAL DEPORTIVO GRUPO EMPRESARIAL BRAND LEADER COMUNICACION CIF B90418948 DIRECTOR GENERAL JAVIER SERRATO CALLE ANTONIO MACHADO LOCAL 5 -A 41927 MAIRENA DEL ALJARAFE TLFNO 600 844 934

Sevilla FC 1-1 Real Madrid CF: El método Diego Alonso funciona

El Sevilla FC se medía en la tarde de este sábado al líder de la liga, el Real Madrid, quién llegaba con una dinámica positiva, al contrario que los hispalenses. Los de Diego Alonso, que se estrenaba en este partido, llegaban con ganas de dar la sorpresa y conseguir unos tres puntos que saquen al equipo de zona media de la tabla. Mientras tanto, el sevillismo no fallaba a la cita y alcanzaba un aforo total de 41.212 espectadores.

Primeros minutos de tanteo en los que el Real Madrid tuvo una ocasión orquestada entre los virtusosos blancos, Vinicuis, Rodrygo y Bellingham. Llegados al minuto 4 y tras un error de Nyland que sale midiendo mal, Fede Valverde introdujo el balón en la meta sevillista pero, tras el aviso del VAR, el colegiado anulaba el tanto visitante por fuera de juego. Llegaba la polémica cuando tras una entrada de Rudiger a Ocampos el colegiado paraba el juego, pero parece que Rodrygo y Bellingham no se enteraban, pues el brasileño asistió al inglés en un gol que no contaba para nada y que desató la rabia de todo el Ramón Sánchez Pizjuán.

Se empezaba a animar el Sevilla atacando y contaba con la ocasión más clara en los primeros 12 minutos, con un zapatazo de Rákitic que se marchaba alto, mientras el juego seguía el equipo rojiblanco no paraba de morder la salida de pelota de los merengues. Tras esto el Sevilla comenzó su partido, dominando con el balón y robando rápido en ambos campos, los de Diego Alonso empezaban a atreverse cada vez más y, tras una jugada de combinación tras pérdida, Ocampos remataba manso a las manos de Kepa en el minuto 20.

Acoso y derribo de un Sevilla que en las botas primero de Rákitic y luego de Ocampos, forzando a Kepa a volar a la escuadra para mandar el balón a córner mientras todo el estadio rugía para animar a su equipo. Parecía mentira el cambio de este equipo, robo y balón arriba sin parar, tanto que en el minuto 25 Sow tuvo la mas clara hasta el momento con un disparo cruzado que se marchó fuera.

Cuando mejor se encontraba el Sevilla, la grado enmudeció porque, tras una jugada a balón parado precedida por una falta un tanto cuestionable, Rudiger la tenía en boca de gol para poner el 0 a 1 visitante, aunque la mando, inexplicablemente, a las nubes. Tras unos minutos de presión mutua y de aguerrida lucha por el balón, Vinicius tendría en el minuto 40 una ocasión clara que Nyland atraparía sin problemas. Un minuto después el Sevilla botaría un balón parado en el que los jugadores del Madrid caían como figuras de domino, aunque lo importante vino cuando Ocampos recibió un golpe y, liderada por Sergio Ramos y Rudiger, comenzó una breve tangana entre ambos equipos.

Tres minutos le quedaban de alargue a una primera mitad en la que el Sevilla consiguió bajar al Madrid del Ferrari en el que se había montado en los primeros minutos y se hizo amo y señor del encuentro. Final de la primera parte tras el añadido y ovación del sevillismo a su equipo tras el gran partido que hicieron durante el primer tiempo los de Diego Alonso, al mismo tiempo los hinchas silbaron al arbitro y los jugadores blancos a mas no poder.

Tras el descanso volvían a salir al césped ambos equipos sin cambios en los onces que comenzaron el duelo. Solo un minuto transcurrió hasta que Rakitic, tras un balón lateral, cabeceara el esférico a la meta rival, llegando el cuero a las manos de Kepa. Cuatro minutos vendría una ocasión de Toni Kroos que silenciaría al público, ya que enviaba un zapatazo con la diestra cerca de la cepa del poste derecho de Nyland. Volvería a ser importante el meta Noruego, ya que en el minuto 56, Rodrygo contraía con una clara ocasión en boca de gol que guardameta mandaría a córner.

Mientras ambos equipos seguían contrarrestándose, Diego Alonso quería seguir potenciando la inspiración ofensiva de su equipo, dando entrada a Suso en el minuto 67, el cual sustituiría a un ovacionado Lukebakio, que ya tiene al sevillismo en el bolsillo. Justo un minuto después y tras enbotellar al Madrid en su área, Navas mandaría un balón con la zurda a la cabeza de En-Nesyri que el marroquí posteriormente enviaría fuera. Seguía apretando el equipo local, esta vez con una ocasión de Ocampos, quién estuvo apunto de adelantar a su equipo con un cabezazo que volvería a detener Kepa, que se estaba mostrando muy seguro.

Se lo estaba mereciendo, lo estaba buscando sin parar y al final llegó, en el minuto 73, tras un gran centro lateral, En-Nesyri, que no había tenido suerte de cara a puerta anotaría de cabeza el primero de los suyos tras un fallo de Kepa que, tras un partido muy digno, solo alcanzó a rozar el balón, se colocaba el 1 en el casillero del Sevilla. Tras el gol, salía desde el banquillo Badé para sustituir a un Gudelj que había estado imperial todo el partido y que dejaba su lugar al francés.

No duraría mucho la alegría local, ya que Carvajal empataría el partido tras un despiste en el área del Sevilla y, como ya es habitual en el jugador madridista, se encaró con la grada. La polémica vino en una falta dudosa que precede al empate de los blancos. En el minuto 80 volvería a responder el Sevilla con un cabezazo de Ramos que Kepa detendría de manera brillante enviando el esférico al larguero.

Volvería la polémica cuando Vinicius, en una jugada aislada agredió a Nyland y se formó una tangana muy grande donde se vieron inmiscuidos ambos equipos al completo. Buscando descontrolar el partido por completo, saldrían en el Sevilla Rafa Mir y Erik Lamela en el minuto 87, quienes entrarían por Sow y el autor del gol local, En-Nesyri.

Llegados al 90 el arbitro daba 7 minutos de alargue a un partido que ha sido pura tensión y que contó también con polémica, ya que Ocampos recibió una falta al borde del área y donde el Sevilla, tras centro de Suso, volvería a tener una oportunidad para adelantarse. No paraba el equipo hispalense y, esta vez en las botas de Lamela, volvería a tener una ocasión más desde la frontal, que nuevamente sería desarbolada por Kepa.

Cuando más fuerte se veía el Sevilla, el arbitro decidió señalar una falta a un Bellingham que llevaba más tiempo en el suelo que en pie, y que daba a su equipo una ocasión buenísima para buscar la victoria. No llegaría a buen puerto la ocasión madridista y Nyland se haría con el balón para poner fin a un auténtico partidazo.

Empate a uno entre Sevilla y Real Madrid que deja a los rojiblancos en la mitad de la tabla pero con unas grandes sensaciones de cara al partido del martes ante el Arsenal y, sobre todo, de cara al futuro.