21 junio, 2024

EL DIARIO DEPORTES

PERIODICO DIGITAL DEPORTIVO GRUPO EMPRESARIAL BRAND LEADER COMUNICACION CIF B90418948 DIRECTOR GENERAL JAVIER SERRATO CALLE ANTONIO MACHADO LOCAL 5 -A 41927 MAIRENA DEL ALJARAFE TLFNO 600 844 934

Getafe CF – UD Almería: En busca de los tres puntos que consoliden el intento definitivo de doblegar la peor racha de su historia

Hay varios motivos por los que creer que el encuentro de mañana en Getafe puede suponer un antes y un después en la estancia de la UD Almería en primera división. El Coliseum trae buenos recuerdos y el equipo, que venía de una racha nefasta, quiere cambiar la situación con una victoria que termine siendo esencial para el devenir del equipo en la categoría.

Actualmente no hay muchos aspectos positivos a los que agarrarse. Basta con escuchar las ruedas de prensa que emiten los jugadores y su míster, basadas en apelar a que el vestuario se encuentra sólido en lo anímico y que tienen que mejorar en varios aspectos para poder llegar a competir. Y razón no les falta, además el mensaje transmitido por todos los jugadores es de unidad, siend el primer paso psicológico para poder darle la vuelta a una racha en la que prácticamente ningún equipo en la historia de LaLiga ha conseguido su objetivo de permanencia.

Centrándonos en lo puramente futbolístico y obviando las necesidades visitantes, la escuadra almeriense llega a Getafe con jugadores entre algodones, principalmente motivados por el parón internacional. Dion Lopy, Baba, César Montes, Marciano y Mendes viajan con apenas un entrenamiento de prepación para el duelo, aunque se prevé que la mayoría sean de la partida inicial.

El Getafe llega con la reciente lesión de uno de sus estandartes, Mauro Arambarri, quien se rompió el ligamente cruzado y menisco recientemente y causará baja algo más de 9 meses, al igual que Pablo Gavi. Otra de sus referencias, Enes Unal, continúa recuperandose de su rotura de cruzado, de la que llegará en enero.

El coliseum, el campo para creer

Si hay un estadio donde los almerienses guardan un buen recuerdo, no es otro que el Coliseum. Allí se firmó la única victoria a domicilio de la pasada campaña, que a la postre fue clave para igualar a puntos con el Real Valladolid en la última jornada y certificar la salvación matemática. Un doblete de Luis Suárez y la expulsión de Djené fueron suficientes para destruir aquel maleficio de sequía lejos de tierras almerienses.