28 febrero, 2024

EL DIARIO DEPORTES

PERIODICO DIGITAL DEPORTIVO GRUPO EMPRESARIAL BRAND LEADER COMUNICACION CIF B90418948 DIRECTOR GENERAL JAVIER SERRATO CALLE ANTONIO MACHADO LOCAL 5 -A 41927 MAIRENA DEL ALJARAFE TLFNO 600 844 934

El Almería vuelve a blindar su portería… ¡17 jornadas después!

Dejar la portería a cero es un aspecto esencial en el fútbol. Independientemente de si las aspiraciones pasan por ganar títulos, jugar en Europa o salvar la categoría, los cimientos del éxito se construyen desde la parcela defensiva. En ese preciso lugar, la UD Almería ha mantenido su principal debe desde que Fernando Martínez terminase imbatido la jornada 37 de la campaña 2022-23. El objetivo no era otro que mantener la categoría ante un rival directo como el Real Valladolid. El punto de ese encuentro tuvo tal importancia que, de no haberlo conseguido, el equipo hubiera descendido a la actual Liga Hypermotion. Desde aquel encuentro celebrado a finales de mayo, el equipo ha encajado al menos un tanto en todos y cada uno de sus partidos ligueros hasta el duelo de ayer ante el Real Betis, en el que la cobertura defensiva no sufrió, pero que la falta de colmillo privó a los rojiblancos de su primera victoria en competición liguera.

Después de 17 jornadas, 40 tantos encajados y una media de 2,35 goles recibidos por encuentro, la UD Almería volvió a echar el cerrojo a su meta. Luis Maximiano y el gran trabajo defensivo del equipo lograron poner fin al principal problema que padece el equipo andaluz, y no es otro que su debilidad defensiva. Las notables actuaciones individuales marcaron el destacado trabajo defensivo que quedó plasmado en la inoperancia de los efectivos del Real Betis en ataque.

Maximiano apenas tuvo trabajo y atajó los dos remates a portería que recibió. Buena parte del poco trabajo se debe a la contundencia de Sergio Akieme, quien no concedió huecos a la perla bética Assane Diao. Por su parte, Édgar y César Montes lucieron la contundencia que la afición almeriense esperaba de ellos. A los dos zagueros se les vio compenetrados, solidarios en el esfuerzo y seguros al corte, provocando una discreta actuación de figuras como Isco Alarcón, Ayoze Pérez o el propio Assane Diao.

Alejandro Pozo también cumplió por su banda. El carrilero despejó gran parte de los balones que llegaban por su flanco y cumplió, dejando en el olvido las últimas suplencias del sevillano, quien había perdido el duelo personal que mantiene con Houboulang Mendes.

El problema del gol persiste

La buena actitud defensiva contrarrestó con la falta de eficacia en el remate. Al equipo le faltan sus dos delanteros y las ausencias se notaron ayer. Buena parte de ello explica que el equipo no consiguiera la victoria con todo a favor. Los remates al larguero de Ábner Vinicius y Gonzalo Melero, sumado a la clara ocasión de Baptistao en el área pequeña dejaron sin el premio gordo a un equipo que necesita sumar de tres. Otro aspecto que influyó indirectamente en el devenir del encuentro de ayer fue Sergio Arribas. La nueva perla almeriense debe pulir su toma de decisiones con balón y ayer lo demostró cuando pudo servir en bandeja el gol a Leo Baptistao tras una gran jugada personal.

Con Luis Javier Suárez en plena fase de puesta a punto, la directiva deberá sopesar la posibilidad de traer refuerzos en ataque que ayuden al equipo en la faceta anotadora y que le permita dejar de ser uno de los equipo que menos goles anota de LaLiga. Del problema en defensa al entuerto en punta de ataque.