5 diciembre, 2023

EL DIARIO DEPORTES

PERIODICO DIGITAL DEPORTIVO GRUPO EMPRESARIAL BRAND LEADER COMUNICACION CIF B90418948 DIRECTOR GENERAL JAVIER SERRATO CALLE ANTONIO MACHADO LOCAL 5 -A 41927 MAIRENA DEL ALJARAFE TLFNO 600 844 934

Sory Kaba neutraliza el golazo de Ramazani y el Almería continúa en caída libre

Esta vez tampoco fue, pero pudo haber ido peor. La UD Almería firmó otra dolorosa derrota (1-2) ante la UD Las Palmas en un encuentro en el que tenía un punto en su mano. La entrada de Ramazani por Lázaro Vinicius supuso un antes y un después en el partido para los locales y el belga, aprovechando su desparpajo y buen golpeo, apuró para establecer las tablas y dar vida al equipo, pero que el error defensivo de Mendes puso en bandeja a Sory Kaba el gol sobre la bocina para los de García Pimienta.

Con el estreno del nuevo césped de invierno. La primera jugada táctica local comenzó dejando el césped alto para evitar transiciones rápidas y ralentizar la construcción canaria. El conjunto local empezó prudente el encuentro, con miedo a fallar en defensa, donde todo balón recogido terminaba en puntapié para alejar el cuero del propio campo. Aun así, la irrupciones de Munir y Javi Muñoz generaban murmullo en el respetable. En una de esas indecisiones, Marc Cardona probó la segunda titularidad consecutiva de Fernando sin ponerle en apuros.

Con la acción centrada en la grada por la retirada de banderas palestinas y la actuación de los guardias, Embarba se atrevió de empalar un remate desde 40 metros que no se fue demasiado lejos del arco de Valles y Centelles terminó jugada con otro remate mordido que se marchó. Mientras tanto, Las Palmas imponía su dominio del balón para invitar a sus rivales a subir líneas. 23 minutos tardaron los insulares en dejar en jaque a la defensa cuando Munir se anticipaba en el primer palo a César Montes para empujar el primer tanto del encuentro. Pitos en la grada para evidenciar el enfado con una defensa que muestra un nivel impropio para un equipo de primera división. Los nervios y la sobre excitación provocaron que el juego se trabase con faltas y amarillas para los locales, cayendo en el planteamiento de García Pimienta.

Sin seguridad atrás, sin gol ni remates a portería

Cero remates a portería al descanso no son el principal ingrediente para remontar cualquier partido. A Garitano no le tiembla el pulso a la hora de realizar cambios y dio paso a Mendes por el lesionado Centelles, mientras que Baba dejó su lugar a Sergio Arribas.

El lavado de imagen en los primeros compases de la segunda mitad fue notable: presión arriba, juego rápido, valentía y todos los aspectos que el míster pide a sus pupilos. Ese mayor atrevimiento casi obtuvo premio cuando el chut de Embarba obligaba a Valles a rectificar y atajar en dos tiempos. Pero hasta ahí el empuje. El partido necesitaba más revoluciones y Ramazani saltó al césped en busca de una mayor verticalidad y despliegue ofensivo. Ese punto extra estuvo a punto de aprovecharlo Baptistao con un remate desde la media luna que repelió Álvaro Valles a córner. Llegando el minuto 72, el belga llegó a su culmen, recogiendo un balón banda, encarando a la defensa y poniendo el empate en la cepa del poste derecho de Valles.

El gol le dio la vida al equipo. La defensa ganó confianza en líneas generales y el equipo se volcó a por la primera victoria. Garitano quería ganar el encuentro y apostó por Marciano para dar descanso a un Baptistao exhausto con el trabajo sin balón en la presión. Cuando el partido agonizaba, un nuevo error defensivo protagonizado por Houboulang Mendes sirvió para que Sory Kaba fusilase a Fernando y las opciones almerienses de puntuar. El Almería sigue en caída libre y parece muy difícil voltear una situación agónica.