23 mayo, 2024

EL DIARIO DEPORTES

PERIODICO DIGITAL DEPORTIVO GRUPO EMPRESARIAL BRAND LEADER COMUNICACION CIF B90418948 DIRECTOR GENERAL JAVIER SERRATO CALLE ANTONIO MACHADO LOCAL 5 -A 41927 MAIRENA DEL ALJARAFE TLFNO 600 844 934

El Athletic destruye a un Almería moribundo

Visitar la Catedral del fútbol no es fácil, ni siquiera para los equipos más grandes. Esa dificultad añadida la padeció un Almería necesitado de puntos y con las bajas de larga de larga duración de Luis Suárez y de un Marc Pubill de baja desde hace más de un mes, y que se perderá los próximos tres meses de competición. El Athletic (3-0) vapuleó a un Almería frío, preocupante, indolente y con falta de mejorar en todos los aspectos necesarios para plantar cara a cualquiera de sus rivales en Primera División. Este resultado deja a los indálicos como el notable farolillo rojo de la tabla y prolonga en un encuentro más el oasis de la victoria.

El duelo empezó con el guion previsto, dominio local con la búsqueda de los costados para retar a los laterales por parte de los hermanos Williams ante Houboulang Mendes y Akieme, quien se vio forzado a sacar su faceta más defensiva ante la velocidad de Iñaki Williams. Mientras que el Almería quedaba a la espera de sus oportunidades a la contra. Recuperar y galopar para romper las costuras a los leones.

Nueve minutos duró la resistencia almeriense. Nico Williams reta a Mendes, Yuri dobla por banda y Guruzeta remata a placer el pase de la muerte para abrir la lata sin dificultad alguna. El Almería tiene una permeabilidad defensiva preocupante, por la cual los equipos llegan con facilidad y marcan con mayor simpleza, y esa cualidad es incompatible con los buenos resultados, independientemente de la categoría.

Los pupilos de Alberto Lasarte, inofensivos para Unai Simón, vieron durante los primeros 45 minutos que Ramazani era la única vía para acercarse al área rival, pero con Koné arrastrando centrales, no había posibilidad de remate. Mientras tanto, Ander Herrera se quedaba a centímetros del segundo tanto tras rematar sólo un saque de esquina, dejando en evidencia el problema que tiene el equipo con los centros laterales.

Falta de control y de ideas

Los futbolistas de Valverde plasmaron a la perfección la idea de su entrenador, tan básica como efectiva. Incisiones laterales y centros rasos para encontrar rematador. Así llegaron los remates de Yuri, Ander Herrera y Sancet, que no pusieron en excesivos apuros a Maximiano por la falta de acierto en el remate, pero que evidenciaban el problema defensivo que sufre el Almería y que le sitúa con 25 tantos como el equipo más goleado del curso.

Sin cambios de cromos en la media parte, el Almería salió con menor timidez al césped y fabricó a balón parado su primera ocasión clara, en la que ni Melero ni Chumi llegaron a empujar un esférico que se paseaba por delante de la meta de Unai Simón. Esa jugada fue una cortina de humo de lo poquito que iba a exhibir el equipo, al menos en aspectos positivos. Con Maximiano repeliendo las llegadas claras del Athletic, Dani García dobló la ventaja cabeceando a placer en el enésimo error de los centrales, arrastrados por Iñaki Williams.

Con el marcador en contra, Lasarte introdujo a Marciano, Pozo, Lázaro y Arribas por Koné, Melero, Ramazani y Pozo. Aun así, una nueva internada de Nico terminó con el tanto de Sancet para herir aun más a un equipo herido de muerte, y que Iñaki Williams pudo terminar de sentenciar. Nada funciona en este equipo, que necesita dar un giro de guion completo para no repetir los nefastos números que condicionaron al Elche al descenso en la pasada temporada.